ACS, a través de su filial Urbaser, compite por el contrato de gestión de residuos urbanos de dos condados británicos, un proyecto que incluye la construcción de una planta de tratamiento y que está valorado en un total de unos 2.000 millones de libras (unos 2.200 millones de euros).