El grupo automovilístico General Motors ha informado a la Comisión del Mercado de Valores (SEC) de EE.UU. que "un comité no oficial" de acreedores ha aceptado una nueva propuesta para canjear deuda por acciones.  La propuesta anterior, que consistía en el canje de 27.000 millones de dólares de deuda por el 10% de las acciones de la nueva compañía, fue rechazada el miércoles, lo que aboca a General Motors a la quiebra.
Los acreedores del fabricante de automóviles estadounidense General Motors han aceptado una nueva oferta de canje de deuda por acciones, operación que cuenta con el respaldo del Departamento del Tesoro, según informó la compañía a la Comisión del Mercado de Valores (SEC).

GM indicó en un comunicado que ha ofrecido a los acreedores el 10% del capital con garantías de poder hacerse con hasta el 15% a cambio de que apoyen la venta de los activos a una nueva compañía bajo la protección de un tribunal de quiebras.

Bajo los términos de ese acuerdo, el Tesoro estadounidense pasaría a controlar el 72,5% de la nueva General Motors que resulte del proceso de quiebra, los trabajadores se quedarían con un 17,5% y el 10% restante sería para los acreedores.

La multinacional estadounidense había admitido ayer el fracaso de una propuesta inicial para convertir en acciones un total de 27.200 millones de dólares (19.500 millones de euros al cambio actual) de deuda no asegurada.