En la franja que va de 11 a 10,60 hay, aparentemente, un soporte principal.

El gráfico de ACERINOX da una impresión confusa. Por un lado el movimiento al alza iniciado a principios de noviembre es pesado y subdividido, sugiriendo una presión compradora débil.

Por otro lado la caída tampoco ha sido violenta y también tibia y subdividida y, de momento, respeta la zona de soporte.

En general el comportamiento pesado próximo a la zona de máximos no es un buen síntoma.

La información confusa que aporta el gráfico aconseja mantenerse al margen hasta que haya síntomas de una presión clara en un sentido u otro.