El gigante hotelero Accor anunció hoy la venta, por 272 millones de euros, de los edificios de 158 hoteles de su gama más barata, F1, en Francia, que va a seguir gestionando en régimen de alquiler. Esos inmuebles, que totalizan 12.300 habitaciones, se los quedará un consorcio de inversores institucionales franceses "de primer orden" agrupados en un Organismo de Inversión Colectiva Inmobiliaria, explicó en un comunicado Accor, que no dio los nombres. El grupo hotelero ha suscrito con estos nuevos propietarios un contrato de alquiler por un periodo de 12 años renovable seis veces a iniciativa de Accor.