El grupo constructor y de servicios Acciona se ha adjudicado la construcción de una planta de tratamiento de residuos sólidos urbanos en Botarell (Tarragona), por un importe de 31 millones de euros. La nueva planta entrará en funcionamiento en dos años y dará servicio a municipios de las comarcas de l'Alt Camp, Baix Camp y Baix Penedés, informó hoy la compañía.
La planta, que podrá ser ampliada en el futuro, se dedicará a separar y recuperar materiales reciclables. Asimismo, valorará la materia orgánica y los materiales de biodegrabilidad rápida en forma de biogás para recuperar energía eléctrica y térmica con el fin de autoabastecer a la propia planta y exportar los posibles excedentes.