Acciona Transmediterránea ha invertido 35,9 millones de euros en los últimos dos años en ampliar y modernizar la Terminal Ferry de Barcelona, lo que le ha permitido reorganizar su operativa en una única concesión en la ciudad. Acciona, que tiene la concesión administrativa de esta terminal hasta el año 2029, opera desde ella barcos de la compañía y también la ha abierto a otras navieras como prueba piloto de un modelo de negocio que antes de fin de año se extrapolará a Cádiz y después a Las Palmas y Tenerife, Palma de Mallorca y Valencia. El director general de Acciona Transmediterránea, Antonio Grávalos, ha explicado que es un modelo que desde principios de año funciona en Barcelona y que "funciona muy bien", por lo que espera que a finales de 2010 la mayoría de las terminales de la empresa tengan este modelo. La nueva terminal, que se ha inaugurado hoy oficialmente, tiene una superficie total de 12,9 hectáreas y una línea de atraque de 1.260 metros.