Acciona obtuvo un beneficio neto atribuible de 80 millones de euros en el primer semestre del año, lo que supone un descenso del 67,7% respecto al mismo periodo de 2011.

Las cuentas de Acciona registran el efecto de los extraordinarios contabilizados un año antes por la venta de activos (aparcamientos de Brasil y dos autopistas de Chile) y la caída del negocio inmobiliario.

La cifra de negocio creció un 8,6% entre enero y junio, hasta 3.349 millones de euros. De su lado, el beneficio bruto de explotación (Ebitda) se elevó un 7,2%, hasta 677 millones, de los que el 83,7% provino del negocio de energías renovables.