El emirato de Abu Dhabi invertirá 7.500 millones de dólares en Citigroup, el primer banco estadounidense, para comprar 4,9% de su capital. La inversión la efectuará la Autoridad de Inversiones de Abu Dhabi, el fondo de inversiones soberano de este Estado miembro de los Emiratos Arabes Unidos. Citigroup explica que ha alcanzado un acuerdo con Abu Dhabi para venderle esas acciones, pero señala que a cambio el emirato acepta no acumular más de 4,9% de las acciones, no tener derechos especiales ni rol en la dirección estratégica de Citi, ni el derecho de designar miembros en el consejo de administración.
Win Bischoff, presidente ejecutivo en funciones de Citi, señala que "esta inversión, de uno de los principales y más sofisticados inversores del mundo, provee capital que permitirá a Citi perseguir oportunidades atractivas para hacer crecer sus negocios". Esta inyección masiva de dinero fresco es bienvenida por Citigroup, seriamente golpeado por la crisis de los créditos hipotecarios de riesgo ('subprime'). Citigroup se comprometió mucho en el mercado de títulos de deudas estructuradas, especialmente aquéllos vinculados a hipotecas de riesgo, y anunció que puede verse obligado a contabilizar 11.000 millones de dólares de desvalorización de su cartera de títulos. Este tropiezo ya le costó el puesto a su presidente ejecutivo, Charles Prince. Las malas noticias afectaron la cotización de las acciones del grupo en la Bolsa de Nueva York: el papel del Citigroup cedió el lunes 6,12% a 29,76. Es la primera vez en cinco años que esa acción cerró por debajo de los 30 dólares.