ABN Amro intenta que el consorcio europeo que quiere comprarlo resuelva su disputa con el Bank of America sobre la futura propiedad de LaSalle Bank, filial estadounidense de la entidad holandesa. De esta forma, ABN intenta terminar con la confusión legal que supone la demanda multimillonaria interpuesta por el Bank of America en Estados Unidos en medio de la lucha por aquél del británico Barclays y del consorcio en el que partipan el Santander, el británico Royal Bank of Scotland (RBS) y el belga-holandés Fortis.
Un acuerdo con el Bank of America despejaría el camino al consorcio, puesto que lo que ocurra con LaSalle es clave en su opa por ABN, valorada en 71.100 millones de euros, un 13,7 por ciento más que la de Barclays. El consorcio ha condicionado su oferta de adquisición, presentada el martes pasado, a que los accionistas rechacen su venta al Bank of America, aunque un acuerdo con éste también resolvería el problema. El consorcio ya mantuvo conversaciones con el Bank of America la semana pasada, pero terminaron sin acuerdo. Las negociaciones incluyen la posibilidad de trocear LaSalle y repartirse los activos. En las conversaciones se planteó que el Bank of America comprase LaSalle por los 21.000 millones de dólares pactados con ABN Amro y vendiese luego distintos activos al RBS si la opa del consorcio finalmente gana la lucha por el ABN, según fuentes citadas por el rotativo. Un acuerdo entre el consorcio y el Bank of America sobre la adquisición de LaSalle, de vital importancia para el estadounidense porque le permitiría completar en Chicago el último eslabón de su red nacional, podría acarrear problemas fiscales, pero fuentes cercanas a las negociaciones citadas por el Financial Times creen que podrían resolverse.