El grupo concesional Abertis ha reiterado su vocación internacional y ha señalado que tiene una gran capacidad para expandir su actividad en los próximos años, gracias a la generación de flujo de caja y a su capacidad de endeudamiento. Su consejero delegado, Salvador Alemany, ha dejado claro -en el "día del inversor que celebra la compañía"- que la empresa "está en una fase de internacionalización con vocación europea e inspiración mundial". Abertis ha combinado en los últimos años el crecimiento orgánico con una ambiciosa política de adquisiciones en aeropuertos, autopistas y telecomunicaciones.
El grupo ha reiterado que su política de inversiones o pujas es prudente y siempre sin comprometer la retribución al accionista - con un elevado dividendo y una ampliación gratuita al año Abertis se ha configurado como uno de los grupos con mayor pay-out de la bolsa española -. Por áreas geográficas, sus inversiones seguirán centradas en Europa, Estados Unidos y, de forma selectiva, en Sudamérica y Asia. Endeudamiento Abertis, que recientemente cerró la refinanciación de los créditos de sus últimas adquisiciones, tiene actualmente un endeudamiento neto equivalente a 5,4 veces su EBITDA, asegura que tiene capacidad "para subir hasta siete veces el nivel de apalancamiento sin deteriorar la solvencia financiera". En las previsiones hasta 2011 anunciadas a finales del primer trimestre, Abertis dijo que esperaba generar un EBITDA de 14.000 millones de euros entre 2007 y 2011, con un flujo de caja neto superior a los 7.000 millones de euros. Las inversiones operativas en el período sumarán 2.000 millones de euros frente a unos gastos financieros de 3.000 millones de euros.