Ebro Puleva se ha deshecho del 50% de su filial de Biocombustibles a su socio Abengoa por17 milones de euros. De este modo, la compradora asumirá una deuda neta de 31.6 millones de euros correspondientes a esa participación.   Además, el grupo de ingeniería controlará totalmente la planta de bioetanol que la compañía posee en Salamanca, hasta ahora gestionada de forma conjunta por Ebro y Abengoa.

La operación se enmarca en la estrategia del grupo de alimentación de vender activos no estratégicos o poco rentables para centrar su negocio en los productos de marca de pasta, arroz y derivados lácteos. Los negocios de pasta y el arroz representaron el 41,4% y el 39,5% de las ventas de Ebro en el primer semestre, mientras que los lácteos contabilizaron el 19%.

En este marco, Ebro Puleva cerró este año la venta de su división española de azúcar y se desprendió de su filial de galletas en Bélgica, del negocio de trigo blando en Francia y de algunos activos inmobiliarios.