Aluvión de resultados empresariales al otro lado del Atlántico donde la sesión comenzó en negativo. El único dato macroeconómico, las peticiones de subsidio por desempleo, fueron peor de lo esperado igual que la cifra de venta de vivienda de segunda mano. No se sabía hacia dónde sopla el viento en Wall Street hasta que los malos hicieron a las ventas pesar más que las compras. Los inversores, calculadora en mano, estudian con lupa las cuentas publicadas por las compañías. Así las cosas, y con el petróleo West Texas en el entorno de los 125 dólares el barril, los índices comienzan con signo indefinido. El Dow Jones pierde un 0,77% hasta los 11.542 puntos, el Nasdaq recorta un 0,53% hasta los 2.315 puntos y el S&P 500 cede un 0,40% hasta los 1.277 puntos.
Las peticiones de subsidio por desempleo marcan la casilla del rojo en Wall Street. La indefinición de los futuros se cristaliza en pérdidas en los primeros minutos del mercado después de que los inversores conocieran que las peticiones alcanzaron su mayor nivel desde marzo. Se incrementaron en 34.000 en la semana que terminó el pasado 19 de julio para llegar a las 406.000 unidades. l Además, por si fuera poco, las cifras de ventas de viviendas de segunda mano del mes de junio cayeron un 2,6%, más del doble de lo que esperaba el mercado, que era de un 1%. Sin embargo el plano que se convierte hoy en protagonista es el empresarial, continúa el goteo de resultados al otro lado del Atlántico donde los inversores miran con atención los números de las compañías. El sector automovilístico no aprueba el examen, Ford Motor cuyos títulos pierden un 5,80% registró una pérdida 8.700 millones de dólares en el segundo trimestre, una pérdida de 3,88 dólares por acción. La multinacional anunció, coincidiendo con la presentación de resultados, la aceleración de su plan de transformación, orientado a mejorar su competitividad, mediante la modificación de la capacidad productiva hacia vehículos más eficientes y también hacia automóviles híbridos. Los problemas acechan al sector en general, y es que Chrysler anunció hoy que suprimirá otros 1.000 puestos administrativos de aquí a fines de septiembre. También Daimler pierde fuelle con un descenso del 11% después de recortar sus previsiones de ingresos, además de un descenso del 25% en su beneficio trimestral. Y las cifras negativas arrastran a General Motors a perder un 4,24%. Mientras tanto, quien sí satisface las expectativas es Amazon que desde el sector tecnológico anunció que duplicó su beneficio neto en el segundo trimestre con ventas en fuerte alza, tanto de productos electrónicos como culturales, superando las previsiones del mercado. El grupo cuyos títulos se revalorizan un 13,08% registró un beneficio neto de 158 millones de dólares contra 78 millones un año antes, y su volumen de negocios aumentó 41% a 4.040 millones, 6% del cual por efecto de cambio de divisas, indicó en un comunicado. El beneficio por acción alcanzó 37 centavos, superando los 26 centavos esperados por los analistas, que preveían además ventas por 3.960 millones. Gráfico Dow