El selectivo de la bolsa española suma posiciones en el primer día de febrero, y lo hace a un buen ritmo. Una revalorización del 1.39% que le lleva a los 8.628 puntos. Sin embargo, nada cambia. Los expertos consideran que esta subida es "fruto de la volatilidad" y no se definirá tendencia hasta que se rompan niveles. En concreto, los 8.700-8.850 puntos.

El mes de enero terminó en negativo y en la primera sesión del año toca rebotar. El Ibex 35 suma un 1.39% que le lleva a los 8.628 puntos. Revalorización que va de la mano de la del resto de homólogas europeas: el CAC-40 sube un 1.5%, el Eurostoxx50 eleva en un 1.6% su cotización- que se mueve en los 2.457 enteros - mientras que el DAX se decanta por subidas del 1.8% que le colocan por encima de los 8.580 puntos. Motivos fundamentales hay muchos: las buenas noticias que llegan de los líderes europeos, el posible acuerdo entre Grecia y los acreedores privados, las colocaciones de deuda.... Y sin embargo, no hay nada que haga pensar en un cambio de tendencia del selectivo español.

Juan Pedro Zamora, analista de XTB reconoce que la subida a la que estamos asistiendo "es fruto de la volatilidad, que ha repuntado bastante, haciendo que tengamos latigazos fuertes tanto al alza como a la baja".  Y es que los que tienen claro los expertos es que el índice está sumido en una lateralidad que no se romperá hasta que perfore los 8.200 puntos por abajo ó los 8.850 puntos por arriba",  reconoce Luis Francisco Ruiz, analista de estrategiasdeinversion.com en la Zona Premium de Estrategias de Inversion.



El peligro está en que “los índices están muy sobrecomprados y si hay una reacción, la bolsa española no será una excepción", asegura José Lizán, gestor de carteras de Nordkapp. De hecho, el experto de XTB augura caídas mayores "si el selectivo español pierde los 8355 enteros". Eso sí, si el ánimo comprador sigue "y el índice rompe los 8.800 puntos, será factible verlo en los próximos días en los 9.200 puntos",  Una revalorización de más el 6% desde los niveles actuales.