Las peticiones iniciales de desempleo en EEUU cayeron hasta las 327.000 unidades durante la semana del 20 al 27 de octubre, mejor de lo esperado porque el consenso del mercado esperaba que se incrementaran hasta las 330.000 peticiones.