Los principales índices de la bolsa de Nueva York bajan en la vuelta a la actividad de Wall Street, tras permanecer cerrado en la jornada de ayer al ser festivo. La atención al otro lado del Atlántico se centra en las negociaciones entre EEUU y Canadá para llegar a un acuerdo comercial al que ya se ha sumado México, así como en si se cumplen o no las amenazas de nuevos aranceles por parte de la administración Trump a China.

Descensos de los futuros de Wall Street, pendientes de las conversaciones entre EEUU y Canadá

Tal y como anticipan los futuros, los principales índices del parqué neoyorkino abren la sesión a la baja. El Dow Jones retrocede un 0,26%; el S&P 500, un 0,22% y el Nasdaq, un 0,26% en el regreso a la actividad de Wall Street, después de que ayer permaneciese cerrado por la festividad del Día del Trabajo en EEUU.

Con el Dow Jones en los 25.900,67 puntos, la mayor subida del índice es la de Apple, repunta un 0,33%, por delante de American Express y de Chevron, que se revalorizan un 0,22% y un 0,17%, respectivamente. Por el contrario, el mayor descenso es el de Nike, que cae un 2,54%, seguido de Verizon, que cede un 1,60% y de McDonald's, que pierde un 1,01%.

La atención al otro lado del Atlántico se centra en las posibles conversaciones entre EEUU y Canadá después de que la semana pasada no llegasen a un acuerdo para que los canadienses se sumen al pacto que el gobierno estadounidense ya ha alcanzado con México.

Además, los inversores están pendientes de si la administración Trump cumple sus amenazas, e impone nuevas tarifas a 200.000 millones de importaciones procedentes desde China. “Todo ello está generando un clima de incertidumbre en los mercados financieros occidentales, con muchos inversores optando por la prudencia o, simplemente, manteniéndose al margen de los mismos”, subrayan desde Link Securities.

En la agenda del día en EEUU, destaca la publicación del dato final relativo al PMI manufacturero y los datos de agosto ISM.

Con esta apertura a la baja, Wall Street se une a la tendencia negativa que ya registran los mercados europeos, pendientes de la situación en Turquía y Argentina. En la apertura del merado estadounidense, Fráncfort pierde un 1,33%; París, un 1,51%, y Londres, un 0,86%; mientras que Milán repunta un 0,25%. El Euro Stoxx 50 se deka un 1,41%.

En el caso de Turquía, en el corto plazo la clave estará en la reunión del Banco Central Turco el próximo 13 de septiembre, después de que en la anterior reunión mantuvo los tipos sin cambios en el 17,75% (vs 18,75% estimado por el consenso), poniendo en cuestión la independencia del banco central turco.

Por su parte, Argentina anunció ayer un programa para alcanzar el "equilibrio fiscal" primario, antes del pago de intereses de la deuda, para 2019, un año antes de lo previsto, con el objetivo de recuperar la confianza de los mercados y negociar con el FMI un adelanto de los fondos disponibles (total de la ayuda, 50.000 millones de dólares).

En la apertura de Wall Street, el euro retrocede frente al dólar y se intercambia a 1,155 billetes verdes.

Mientras tanto, en el mercado de materias primas, continúan subidiendo los precios del petróleo. El Brent europeo sube un 1,0%; hasta los 78,89 dólares; mientras que el West Texas se eleva un 1,16%, hasta los 70,61 dólares por barril.