El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, inyectó el miércoles una fuerte dosis de optimismo a los inversores, diciendo que el tipo de interés del banco central está ahora “justo por debajo” de las estimaciones de un nivel en que no frena ni estimula una economía saludable.

Muchos inversores interpretaron dichos comentarios como una señal de que el ciclo de endurecimiento monetario de la Fed, que lleva tres años, está cerca de terminar.

Las acciones y los futuros de tasas de interés escalaron, incluso pese a que los economistas luchaban por determinar si Powell intentó enviar un mensaje o si simplemente fue mal interpretado.

A primera vista, los comentarios constituyeron un giro frente a los de inicios del mes pasado, cuando Powell dijo que los tipos de interés de referencia estaba probablemente “lejos” del denominado nivel neutral y que la Fed podría tener que endurecer su política monetaria incluso más allá de dicho umbral.

El posible cambio a una postura más moderada el miércoles se produce después de que el mandatario estadounidense, Donald Trump, intensificó sus ataques a Powell, criticando las alzas de tipos como algo que socava sus políticas económicas y comerciales. Trump afirmó el martes al Washington Post que no “estaba nada contento” con el jefe de la Fed.

Powell “le dio al mercado, y presumiblemente al presidente Trump, exactamente lo que quería, que fue una admisión de que el propuesto ritmo de futuras alzas de tasas era probablemente muy agresivo y se abrió a una desaceleración en las alzas de los tipos”, dijo Oliver Pursche, vicepresidente y estratega jefe de mercados de Bruderman Asset Management en Nueva York.

La Fed está inmersa en un ciclo de alzas de tasas trimestrales y volvería a subir el costo del crédito el próximo mes, en el que sería el cuarto incremento de este año. Pero señales de una desaceleración externa y casi dos meses de volatilidad en los mercados han nublado un panorama mayormente positivo en Estados Unidos, que crece bien por encima de su potencial y el desempleo es el más bajo desde la década de 1960.

“Sabemos que las cosas a menudo resultan ser muy distintas incluso de las previsiones más cuidadosas”, afirmó Powell en un almuerzo en el Club Económico de Nueva York. “Nuestro ritmo gradual de aumento de las tasas de interés ha sido un ejercicio para equilibrar los riesgos”, agregó.

Las tasas “aún están bajas para los estándares históricos, y se mantienen justo por debajo de un amplio rango de estimaciones del nivel que sería neutral para la economía”, agregó.

FED frenar los tipos de interés

¿ERROR DE COMUNICACIÓN?

En los hechos, tanto los comentarios de Powell del miércoles y los de octubre son ciertos. El miércoles se refería a un rango y el mes pasado probablemente hizo referencia a una mediana.

El tipo de referencia, ahora entre un 2 por ciento y un 2,25 por ciento, está dentro de un cuarto de punto porcentual de la parte inferior de la horquilla de la Fed para lo que se denomina neutral, pero también esta a varias alzas de cuartos de puntos porcentuales por debajo del punto medio estimado del 3 por ciento.

Pero los mercados, especialmente después de las últimas corrientes vendedoras, se centraron menos en esas sutilezas que en lo que Powell pudo haber transmitido sobre el camino futuro de incrementos del costo del dinero.

Si ha habido una certeza últimamente es la capacidad del mercado de malinterpretar al presidente de la Fed. Esto nuevamente se vio hoy”, escribió en una nota Tom Porcelli, economista jefe para Estados Unidos de RBC Capital Markets.

Powell dijo también que el banco central está prestando una atención “muy estrecha” a los datos económicos, incluso a pesar de que espera un continuo crecimiento “sólido”, un bajo desempleo y una inflación cercana a su objetivo del 2 por ciento.