Cuando Snap debutó en Bolsa a principios de año se hizo difícil separar la hipérbole de los hechos, el entusiasmo del mercado por una empresa que no estaba, ni está, cerca de obtener beneficios. CMC Markets UK se pregunta si estallará en agosto…

En lo que va de 2017, a pesar del revuelo de su desembarco en Wall Street, Snap acumula pérdidas superiores al 47%. CMC Markets pone sus ojos en la firma y, sobre todo, en su capacidad para generar beneficios

“Con una valoración de más de 20.000 millones, es perdonable que uno piense que hay indicios de que la compañía tiene perspectivas de cosechar, alguna vez, beneficios”, indica su analista principal, Michael Hewson. Pero, lo cierto es que el grupo cerró 2016 con pérdidas de 514 millones de dólares; y, en marzo, admitió que quizá nunca llegue a ser rentable…

Reconoce este experto que, ciertamente, “no es la primera en luchar en términos de rentabilidad, sólo hay que mirar a Twitter, pero en el largo plazo los inversores necesitan ver evidencias de progresos y, por ahora, en el caso de Snap no se aprecia nada en este sentido…”

No ayuda, destaca, “que su fuente principal de ingresos esté siendo canibalizada por la función de stories de Instagram”, que sí ha hecho más popular a la compañía de Facebook en un corto espacio de tiempo.

Vea también: Seguimos pendientes de soportes clave pese a la semana de estabilización

Para Hewson, “Snap necesita encontrar algo diferente y apenas hace nada que comenzó a vender su cámara inalámbrica ‘Spectacles’ en Amazon (…) desafortunadamente, los costes de la misma son mayores que su precio de venta (130 dólares) y no están exactamente ‘volando’ de los estantes”, como muestran sus ingresos de 8 millones de dólares en el último trimestre. Se especula con la posibilidad de que esté trabajando en drones, tras adquirir Crtl Me Robotics el año pasado, y “podría estar buscando nuevas adquisiciones en esta área”, con la china Zero Zero en el radar (oferta de 200 millones).

 

 

Si miramos a los números, el analista de CMC Markets UK, cree que “probablemente continúe la hemorragia de efectivo: perdió 370 millones en 2015 y 514 millones en 2016, a pesar de que los ingresos pasaron de 58,6 millones de dólares a 404,4 millones”.

Es cierto, afirma, “que la innovación puede ser costosa, Amazon es también ejemplo de ello, pero los inversores normalmente quieren ver algún tipo de retorno por su inversión”. De hecho, en este sentido su estructura accionarial “no inspira confianza, incluso aun cuando los accionistas no tienen derechos de voto en el contexto de la dirección más amplia del negocio”. Y esto automáticamente la descarta como candidata para entrar en el S&P 500, tras la recientes modificaciones en las reglas de gobernanza. “Es importante tener en cuenta también que el Ftse Russell ha dicho que el valor no entrará en el índice, por lo que los rastreadores de fondos que compran acciones que siguen los principales selectivos no van a comprar sus títulos pronto”, advierte.

Vea también: Los bancos europeos siguen a la vanguardia

Con todo, reconoce que los ingresos de publicidad de Snapchat han crecido rápidamente, triplicando los ingresos por usuario diario en el cuarto trimestre de 2016, “sin embargo, el estrecho rango de edad de su público, entre 18 y 24, incrementa la evidencia de que su crecimiento por usuario podría estar en una meseta”.

Así las cosas, Hewson concluye: “El tiempo dirá, pero una cosa está clara, la compañía necesitará mucho más ingresos publicitarios y usuarios diarios para justificar su valoración, a pesar de que los famosos den a la aplicación un alto nivel de visibilidad”. 

Vea también: Nuestro IBEX 35 se mantiene como el más fuerte frente a sus principales homólogos europeos