Parece que las condiciones de los mercados se vuelven a conjurar para que la banca vuelva a retormar el protagonismo, después de haber languidecido en bolsa desde marzo. La posible próxima subida de tipos de interés, así como el anuncio de que la reforma fiscal de Estados Unidos está en marcha, pueden volver a impulsar a este sector.

Los bancos podrían estar preparándose para retomar las subidas que han parado en bolsa desde el mes de marzo, cuando quedó claro que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, no tenía prisa en comenzar la ronda de reformas que había impulsado al valor en bolsa desde su elección.

El morador de la Casa Blanca ha presentado un primer borrador de lo que quiere que sea su reforma fiscal –con algunos meses de retraso, dicen algunos y sin la certeza de que vaya a ser aprobada-.  La rebaja de impuestos también podría ser positiva para los bancos de Estados Unidos.  A eso hay que añadir que el continua el crecimiento económico, reduciéndose la tasa de empleo y que algunos comienzan a ver presión sobre los salarios.

Ed Walczak, gestor del fondo Vontobel Fund-US Equity de Vontobel, explicaba hace unos días a Estrategias de Inversión que el mercado reaccionará positivamente a cualquier noticia, cualquier señal que haga Donald Trump. “La cuestión es que como el mercado ha estado decepcionado porque no se ha hecho nada, si el presidente hace cualquier cosa, como una bajada de impuestos, será algo positivo”.

Por si fuera poco, parece que la escalada de los tipos de interés está en marcha y que su tendencia es definitiva. Janet Yellen, la presidenta de la Reserva Federal (FED) ya ha confirmado esta misma semana que está preparada para seguir subiendo el precio del dinero, a pesar de que la inflación siga sin acercarse a los objetivos que tiene la autoridad monetaria para el largo plazo. 

En conjunto todos estos factores conforman un cocktail perfecto para un sector que necesita conceder más créditos y venderlos a un precio más caro. 

Por eso varias firmas de análisis han vuelto a manifestarse sobre la conveniencia de volver a fijarse en el sector bancario.  Richard Turnill, director mundial de estrategia de inversión en BlackRock indicaba recientemente que “ nos gustan los bancos estadounidenses, debido al crecimiento económico sostenido, la normalización de la política monetaria y las perspectivas de flexibilización normativa y por el incremento de los pagos de dividendos”.

Turnill apuntaba que “en lo que va de año, los bancos estadounidenses se han quedado rezagados respecto del mercado en su conjunto y de sus homólogos europeos. Creemos que esta tendencia ha cambiado. Prevemos que las acciones del sector bancario estadounidense subirán apoyadas por un crecimiento económico sostenido, la normalización de la política monetaria de la Fed y por las perspectivas de flexibilización normativa y el incremento de los pagos de dividendos.”

Bancos americanos

Los expertos de Citi, por ejemplo, señalan que las subidas de tipos pueden mejorar el beneficio alrededor de un 2%. En la entidad apuntan que la reducción de los impuestos desde el 35% hasta un hipotético 25% (aunque Trump ha anunciado una caída hasta el 20%), podría impulsar el beneficio en un 13%. Recuerdan en Citi que las valoraciones de los bancos se han reducido desde lo que ellos llaman “el fervor Trump” desde marzo y que eso ha provocado que los bancos ahora estén mejor valorados como grupo.

Valoración bancos

Sin embargo, en opinión de estos expertos, el potencial de revalorización en el grupo rondaría el 5%, con lo que para entrar en el sector habría que ser selectivos.  De hecho, afirman que “esperaríamos a mejores puntos de entrados para posicionarnos en los nombres más sensibles”. Su valor favorito dentro del sector es Wells Fargo.  Por el contrario apuestan por vender acciones de Comerica.

El experto de BlackRock considera que la  tesis de las conveniencia de apostar por bancos americanos va más allá simplemente de la subida de tipos de interés. Cree que los inversores ven más posibilidades de recompras de acciones y mejoras del dividendo, ahora que todos han aprobado los test de estrés.

Bancos