Los principales índices de la bolsa de Nueva York abren la sesión de hoy en Wall Street  en negativo, aunque con caídas menos abultadas que la que han anticipado los futuros a lo largo de la mañana. La razón: un dato de inflación de septiembre por debajo de lo esperado. Aun así, las críticas de Trump al banco central estadounidense, las tensiones comerciales con China o la temporada de presentación de resultados están sobre la mesa al otro lado del Atlántico.

 

Los futuros de Wall Street vuelven a caer tras el desplome de ayer

Apertura con descensos en Wall Street, aunque en menor medida que las anticipadas por los futuros, tras el desplome que el parqué neoyorkino registró en la jornada de ayer, con caídas entre el 3% y el 4% presionados por la aparente determinación de la Reserva Federal de realizar nuevas subidas de tipos durante los próximos 12 meses, al ritmo de una cada trimestre, según Capital Economics.

De esta forma, el Dow Jones baja un 0,31%; el S&P 500, un 0,38%; y el Nasdaq, un 0,42%.

Con el Dow Jones en los 25.493,52 puntos, la mayor subida del índice es la de Intel, que repunta un 1,03%, por delante de Microsoft y de Verizon, que se revalorizan un 0,91% y un 0,68%, respectivamente.

Por el contrario, el mayor descenso del Dow Jones es el de Walgreens, que cae un 2,70%; seguido de McDonald’s, que cede un 1,02% y de Visa, que retrocede un 0,84%.

La sesión de hoy en Wall Street está por la publicación del Índice de precios al consumidor (IPC) de EEUU correspondiente al mes de septiembre, que ha estado por debajo de lo esperado.

Los precios al consumidor en Estados Unidos subieron menos de lo previsto en septiembre, limitados por un alza más lenta en el precio del alquiler de viviendas y la caída de los precios de la energía.

El índice de precios al consumidor (IPC) subió un 0,1% en septiembre tras avanzar un 0,2% agosto, lo que supone una décima menos de lo esperado por el mercado.

En comparación interanual, la inflación estadounidense aumentó un 2,3%, un alza cuatro décimas inferior a la del mes anterior.

Hoy también se ha conocido que las solicitudes de ayudas por desempleo subieron en contra de lo esperado, aunque se mantienen cerca de mínimos de 49 años, con lo que el repunte no afectaría la perspectiva de que el mercado laboral continúa en terreno sólido.

En concreto, según los datos publicados hoy por el Departamento de Trabajo, las peticiones iniciales de beneficios estatales por desempleo aumentaron en 7.000, a una cifra desestacionalizada de 214.000, en la semana al 6 de octubre.

Los analistas esperaban una caída de las solicitudes de subsidios por desempleo a 206.000 para la semana pasada, desde 207.000 en los siete días previos.

Mientras tanto, el VIX, que es considerado el índice del miedo y que mide la cantidad de opciones put (de venta) sobre el S&P 500, se sitúa en la apertura de Wall Street en los 21,61 puntos, después de que ayer rozase los 23 puntos, máximos de abril.

 “Vemos así cómo vuelve la volatilidad a los mercados; unos mercados que siguen pendientes del alza del interés en Estados Unidos”, apuntan los analistas de Renta 4. En la apertura de hoy en Wall Street, el interés del bono estadounidense a 10 años retrocede hasta el 3,16%.

Por su parte, el presidente de EEUU, Donald Trump, hizo ayer unas polémicas declaraciones sobre la Reserva Federal. En concreto, el mandatario afirmó que “se ha vuelto loca” al aumentar demasiado los tipos de interés. Trump llegó a Pensilvania para participar en un acto de campaña y poco después lanzó su ataque contra la independencia del banco central estadounidense. “Creo que la Fed está cometiendo un error. Creo que la Fed se ha vuelto loca”, dijo.

Y hoy Trump ha vuelto a criticar a la Fed, asegurando en una entrevista con la cadena Fox que está siendo "demasiado agresiva" en sus políticas y que está cometiendo un gran error con los tipos de interés. Asimismo, ha asegurado que las autoridades de la Fed "están cometiendo un gran error".

Además, en la misma entrevista, el presidente de EEUU h afirmado que sus políticas económicas y comerciales han afectado a la economía de China y que hay mucho más que puede hacer.

Por otro lado en Wall Street la presentación de resultados del tercer trimestre cobra protagonismo a partir de este viernes con el inicio de publicación de cifras de la banca de inversión. “En el actual contexto de dudas sobre el crecimiento, los inversores estarán especialmente atentos a las guías que las compañías puedan ofrecer de cara a próximos trimestres”, indican desde Renta 4.

De esta forma, JP Morgan, Wells Fargo y Citigroup dan a conocer sus cuentas, algo que durante el próximo mes harán unas 400 empresas del S&P 500. El consenso baraja actualmente un incremento del beneficio por acción de estas compañías del 21% en tasa interanual; inferior al del primer y segundo trimestre con un aumento del 24% y del 26%, respectivamente.

Los analistas de Link Securities apuntan que “si bien una parte importante de este aumento es consecuencia de la reducción de la tasa fiscal implementada por la Administración Trump (aproximadamente el 10%), el resto se explica por la fortaleza del crecimiento económico en EEUU, algo que se traduce en un fuerte aumento de las ventas y en el positivo comportamiento de los márgenes de explotación”.

Asimismo, consideran que “si este escenario se consolida al término de la temporada de presentaciones de resultados, es factible que sirva para calmar los ánimos de los inversores y que las bolsas tengan un positivo final de año. Si las empresas hablan de un deterioro de expectativas, el escenario para las bolsas mundiales se ensombrecería mucho”.

En la apertura de Wall Street, el euro repunta frente al dólar y se intercambia a 1,155 billetes verdes.

En el mercado de materias primas, los precios del petróleo bajan en torno a un 2%. El Brent de referencia en Europa lo hace un 2,06%; hasta los 81,36 dólares por barril; mientras que el West Texas estadounidense cae un 1,90%, hasta los 71,81 dólares.