S&P 500ha terminado el primer semestre con avances del 14,4% alcanzando nuevos máximos, pero hay una serie de factores claves como el petróleo, cambios en la política monetaria, crecimiento máximo de las ganancias del mercado e inflación que podrían cambiar este escenario, según Jacob Sonenshine en MarketWatch.

“En primer lugar, existe la posibilidad de un choque en el precio del petróleo, ya que el precio del crudo ha mostrado pocas señales de enfriarse. El petróleo crudo WTI ha subido un 56% en lo que va de año y registró un nuevo máximo de varios años el jueves, incluso en medio de las crecientes expectativas de que la OPEP aumentará la oferta. Si los precios del petróleo suben lo suficiente, eso podría elevar la inflación a un nivel que, si se mantiene, podría provocar una caída de la demanda de los consumidores y superar las expectativas de la Reserva Federal”, indica Sonenshine.

“Los precios del petróleo repentinamente más altos” está en la cima de la lista de preocupaciones del mercado de valores para Nick Colas, co-fundador de DataTrek. "El rápido aumento de los precios del petróleo hará que la inflación de EE. UU. supere el resultado deseado por la Fed y también estresará al consumidor estadounidense".

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

Ambas cosas podrían afectar el mercado de valores, que durante mucho tiempo se ha beneficiado de la política monetaria acomodaticia de la Fed, especialmente si la Fed indica que los aumentos de las tasas de interés podrían llegar antes de lo esperado.

Eso significa que la Fed tendrá que actuar con cuidado al discutir las tasas para evitar asustar al mercado, dice Colas.

"La falta de comunicación de la Reserva Federal sobre los próximos cambios de política y / o el aumento de las tasas de interés de manera demasiado agresiva" es un segundo riesgo, dice Colas. Por ejemplo, el S&P 500 se hundió un 18% durante aproximadamente tres meses a fines de 2018 cuando la Fed subió las tasas, a pesar de la esperanza del mercado en ese momento de que las tasas se mantuvieran.

El crecimiento máximo de las ganancias es la otra amenaza para las acciones, dice Colas. Se espera que el crecimiento de las ganancias para la compañía promedio del S&P 500 disminuya al 11% en 2022 desde el 36% en 2021, según FactSet, a medida que la economía se normaliza y la recuperación pospandémica se suaviza. Pero en promedio, las acciones del S&P 500 cotizan a 21,5 veces las ganancias esperadas para los próximos 12 meses, aún por encima del múltiplo prepandémico del índice. En algún momento, las valoraciones de las acciones deberán reflejar mejor la disminución esperada en el crecimiento de las ganancias, lo que significaría una caída de los precios de las acciones.

"Las valoraciones son lo suficientemente altas en la actualidad como para que las ganancias máximas puedan ser un riesgo mayor que antes", escribe Colas.