Es la pregunta que se hacen los expertos de The Motley´s Fool que reconocen que el primer gran test de Snapchat como compañía cotizada era su primer informe financiero. Los creadores de Snapchat dieron ese paso la semana pasada y es justo decir que falló: las acciones cayeron un 17% en la semana, después de anunciar sus cifras del primer trimestre que dejaron cortas las expectativas.

Snapchat está creciendo a un ritmo febril. Los ingresos subieron un 286% hasta los 149,6 millones de dólares en el primer trimestre desde la salida a bolsa en marzo. Es un gran esfuerzo pero el mercado esperaba que ganara 158 millones de dólares, en la parte alta de las expectativas. La pérdida de Snap fue mayor de la que los expertos estaban esperando.

Los ingresos y el ingreso medio por usuario cayeron como consecuencia de la estacionalidad del negocio. Sin embargo, con las acciones subiendo a su ritmo más alto con una escalada del 15% en el momento de publicar el informe, hace pensar por qué quedarse corto de expectativa era la gota que haría caer a la acción.

Con la popularidad de Snapchat creciendo, la compañía ha tenido un nuevo récord de 166 millones de usuarios activos a diario en la plataforma.  A pesar de ello, el  crecimiento se está frenando.  Los usuarios activos diarios crecieron apenas un 36% en el último año y un 5% desde el cuarto trimestre del año pasado. No ayuda el hecho de que tanto Facebook como Instagram estén creciendo más que Snapchat. Instagram siguió a Snapchat a comienzos de año, pero el reciente anuncio de Facebook de 200 millones de usuarios activos el mes pasado, deja atrás a la compañía de las mil caras.

Con todo, dicen los expertos, no es el final para SnapChat. Las acciones sufrieron el pasado jueves tras los decepcionantes resultados pero se recuperaron el viernes, al subir un 6%.  De hecho hubo voces que vieron la caída como una oportunidad de compra. Jason Oppenheimer mejoró su visión de la acción manteniendo su objetivo en los 23 dólares.

A pesar del desafío que supone Facebook y otros gigantes del universo puntocom, la apuesta de Snapchat por los millenials – típicamente difíciles de alcanzar para los anunciantes – hace que sea complicado ignorarla. Desde JPM Securities reconocen que las acciones de Snapchat deben ser compradas ante la debilidad que ha sufrido “lo que sugiere que las mejores capacidades de monetización de la compañía podrán competir un día con Facebook en términos de ingresos por usuario”.

Es importante tener en cuenta que la acción nunca llego a romper los 17 dólares en los que fijó el precio de su salida. Con lo que todavía no es una salida a bolsa fallida. Ha pasado su primera prueba importante pero ahora la vista está en atraer a nuevos usuarios y mantener a los actuales. Necesita seguir innovando.