Por un lado, las peticiones iniciales de subsidios de desempleo de la semana pasada crecieron en 309.000 personas, por debajo de la cifra de hace dos semanas. El número es inferior al que esperaban los expertos.

Además, la cifra promedio mensual cae hasta 314.750 personas desde 321.700. de la semana pasada.
Las cifras que hacen referencia al mercado laboral estadounidense son muy variadas. Ayer Bernanke aseguraba que la tasa de paro, por ejemplo, había dejado de ser un indicador muy representativo después de que factores, como la caída de la población activa en los últimos meses esté distorsionando su significado.



Otro de las cifras que vigilará la FED es la evolución del sector inmobiliario. Hoy, precisamente, hemos conocido que las ventas de viviendas existentes aumentaron un 1,7% en agosto hasta 5,48 millones. Una cifra que se sitúa en máximos de seis años.

El otro dato conocido hoy ha sido la balanza corriente del segundo trimestre que muestra una reducción del déficit hasta 98.890 millones desde 104.900 del primer trimestre. La cifra es también inferior a lo esperado por el mercado, de 97.000 millones de dólares. El déficit corriente supone un 2.4 % del PIB en cifra anualizada, a la baja desde el 2.5% anterior.

La encuesta manufacturera de Philadelphia repuntó en septiembre hasta 22,3 desde 9,3 en agosto. El mercado esperaba 10,0. Se trata del nivel más elevado desde marzo de 2011.

Por último el índice de indicadores líderes aumentó un 0,7% en agosto, por encima de las previsiones de los expertos, que esperaban un alza de un 0,6%.