El fabricante de videojuegos nórdico Rovio, el creador del famoso juego Angry Birds, se desploma un 20% en bolsa tras decepcionar con los primeros resultados trimestrales desde que comenzó a cotizar en bolsa hace dos meses.

No han gustado las cuentas de Rovio a los analistas, todo lo contrario. Al mercado le han sentado como un jarro de agua fría los resultados de la empresa. Los expertos de FMI, que citan los analistas de Bloomberg, aseguran que las cifras han supuesto una “decepción brutal”, y eso es lo que ha provocado su desplome en bolsa.

En opinión de estos analistas, el mal comportamiento de los resultados se ha originado por un fuerte incremento de los costes de adquisición de usuarios. Tampoco las cifras de ventas han sido tan potentes como se esperaban.

En concreto, Rovio ha gastado 22,2 millones de euros en captación de usuarios en un solo trimestre, más de cuatro veces la cantidad que destinó a este menester hace un año.  Esta fuerte inversión ha ocasionado la caída de la rentabilidad. El Ebitda se ha reducido hasta 6,1 millones de euros y su relación con los beneficios se ha contraído desde el 17% hasta el 8,6%.

Tras el desplome de hoy, los inversores que entraron durante la OPV del 29 de septiembre pierden dinero. Mucho. Sus acciones valen hoy alrededor de 9,4 euros por acción, frente a los 11,5 euros que costaban al salir a bolsa.

Los directivos de la empresa aseguran que esta caída en la rentabilidad estaba dentro de las previsiones y que está en línea con su estrategia de expansión. Aseguran que el periodo necesario para que estas inversiones generen retorno es de entre 8 y 10 meses, habrá que ver cuál es el resultado en tres trimestres.

 

Rovio accion