Aunque cada vez más los expertos han empezado a valorar la posibilidad de que la autoridad monetaria comience a retirar los estímulos, lo cierto es que la mayor parte de ellos creen que los miembros del FOMC esperarán al próximo mes de marzo.

En Morgan Stanley, por ejemplo, afirman que ellos le dan un 20% tan sólo a esta posibilidad. Afirman que “los últimos datos macro están distorsionados por el cierre parcial de la administración de este otoño, los políticos podrían cerrar el acuerdo sobre el déficit esta semana con el voto del senado, pero como destaca hoy el FT, queda pendiente el acuerdo del techo de deuda que podría poner contra las cuerdas al ejecutivo americano durante el primer trimestre de 2014”, apuntan.

Por su parte, desde Barclays aseguran que las últimas encuestas realizadas en el sector sugieren que ya son un 35% de los analistas los que creen que la FED comenzará el tapering este mismo mes (frente al 25% en enero y el 40% en marzo).

En opinión de los expertos de la firma británica, los mercados podrían beneficiarse de un modesto rally en diciembre si la autoridad monetaria decide no iniciar la retirada de estímulos. Si decide no iniciar el tapering podría significar en opinión de estos analistas, que los miembros del FOMC se fijan cada vez más en los riesgos de una baja inflación, en lugar del mercado laboral.

Sin embargo, si la FED decide comenzar a reducir el importe empleado cada mes en la compra de bonos y MBS (85.000 millones de dólares mensuales), los mercados pasarán a fijarse en lo que se llama el forward guidance. Es decir, los umbrales en los que se fijan en la autoridad monetaria para subir los tipos.

Recuerda que ya en las actas de octubre se conocía que la autoridad monetaria había pensado en rebajar el objetivo de desempleo hasta el 6% y añadir un suelo a las proyecciones de inflación. Además, se había hablado de la posibilidad de establecer una hoja de ruta para la subida de tipos una vez se hubiera alcanzado el umbral de empleo.

umbrales de la FED. Forward Guidance


Así, si la FED decide rebajar el objetivo de desempleo hasta el 6%, los mercados podrían acusar un mayor rally, ya que puede interpretarse que no se cambiarán los tipos hasta bien entrado 2015.

Si se añade un suelo a la proyección de la inflación a largo plazo, el rally va a depender de ese suelo. Es decir, si es al 1,75% (ahora está en el 2%), sería suficiente para iniciar el rally, ya que los expertos esperan que los precios se mantengan por debajo hasta finales de 2015.

Si no hay cambios; es decir, que no se produce tapering y no se cambian los umbrales para iniciar la subida de tipos, se producirá un rally, aunque modesto, en opinión de Barclays.