Los principales índices de la bolsa de Nueva York registran subidas en la apertura de la sesión, debido a que se reduce la incertidumbre sobre la aprobación de la reforma fiscal impulsada por la administración Trump, prevista para antes de Navidad. Así, tras el descenso de ayer, el Dow Jones vuelve a marcar un nuevo récord.

Apertura con ganancias en Wall Street después de que cerrase la sesión de ayer con descensos debido a las dudas sobre la aprobación de la reforma fiscal. El S&P 500 registró su mayor descenso en un mes después de que los senadores Marcos Rubio y Mike Lee se negasen a respaldar el proyecto de ley si no se amplía el crédito tributario por hijos propuesto, lo que dificultaría la aprobación de la modificación tributaria impulsada por la administración Trump.

En la Casa Blanca, Trump expresó confianza en que Rubio cambiará de opinión. “Ha sido un tipo realmente grandioso y de gran apoyo. Creo que el senador Rubio estará ahí”, dijo Trump, quien durante las elecciones primarias del Partido Republicano se burlaba de Rubio diciéndole “pequeño Marco”.

El miércoles, los líderes republicanos de ambas cámaras llegaron a un principio de acuerdo sobre las modificaciones más radicales incluidas en la reforma.

El plan, que supondría la mayor reforma del código fiscal desde 1980, simplificará las categorías de pago de impuestos de la renta individual, al reducirlas de las siete actuales a tres: del 12%, del 25% y del 35%. Las nuevas cifras suponen reducir el tipo máximo, actualmente del 39%, y elevar levemente el mínimo, del 10%. La reducción del Impuesto Sobre Sociedades desde 35% hasta 20% .

“En principio el mercado baraja que se apruebe la próxima semana por ambas Cámaras, pero se mantienen las discusiones para intentar reducir su impacto en déficit”, explican desde Renta 4.

Hoy, en una sesión en la que se produce el vencimiento trimestral simultáneo de opciones y futuros sobre índices y acciones, lo que se conoce como Cuádruple Hora Bruja y en la que aumenta la volatilidad.

A nivel macroeconómico, hoy se ha conocido que la producción industrial de EEUU creció en noviembre un 0,2% en comparación mensual, lo que supone un incremento siete décimas inferior al registrado en octubre. Además, el dato de noviembre está por debajo de lo esperado por los analistas, que anticipaban un alza del 0,3%.

Así las cosas, en la apertura de la sesión, el Dow Jones sube un 0,46%; el S&P 500, un 0,46% y el Nasdaq, un 0,31%.

Con el índice industrial en los 24.648,10 puntos, las ganancias las lidera Wal-Mart, que avanza un 1,30%; por delante de JP Morgan y de Pfizer, que suben un 1,16% y un 0,99%, respectivamente.

En los primeros instantes de la jornada solo tres valores del Dow Jones registran descensos: DuPont, del 0,38%; IBM, del 0,30%, y Cisco, del 0,28%.

En el apartado empresarial, la atención sigue puesta en Disney y 21st Century Fox tras la adquisición por parte de la primera por 52.400 millones de dólares más 13.700 millones en deuda. “Fox news y Fox Sports no serán vendidos y formarán una nueva compañía cotizada. En cualquier caso, sigue siendo una incógnita cómo va a reaccionar el regulador de competencia de EEUU a esta adquisición. Las acciones de 21st Century Fox subieron ayer al cierre un 5,81%” resaltan desde Alphavalue.

Al cierre de ayer, Oracle presentó los resultados de su segundo trimestre fiscal, con unas ventas que alcanzaron los 9.630 millones y un beneficio por acción de 0,70 dólares por acción. El crecimiento también se ha reflejado en el negocio cloud, con un crecimiento del 44% en comparación con el trimestre anterior. Sin embargo, este aumento ha decepcionad al mercado. Las acciones de Oracle caen en el inicio de la sesión un 5,36%.

Por otro lado, un grupo de inversores presiona a McDonald’s y a sus empresas proveedoras para que se abandone el uso de los antibióticos en la cría de animales.

United Technologies ha conseguido un contrato de 6.700 millones de dólares con la US Air Force.

En la apertura de Wall Street, el euro pierde algo de terreno frente al dólar y se cambia a 1,177 billetes verdes.

Los precios del petróleo avanzan, con el Brent subiendo un 0,46%, hasta los 63,62 dólares por barril, al tiempo que el West Texas baja un 0,39%, hasta los 57,26 dólares.