A pesar de la constante amenaza de los conflictos geopolíticos (y otras incertidumbres ya conocidas por todos como la debilidad de la economía y las actuaciones de los bancos centrales) las bolsas globales cotizan en números verdes en el acumulado anual. Además, destaca John Feyerer, de Inveso US, los principales tipos de activos también registran retornos positivos en lo que va de 2014.

En vista de esta situación, “es muy fácil para los inversores volverse complacientes”. Pero, en opinión de este experto, “ser complaciente con la volatilidad es un error”. Y es que, prevé un resurgimiento en la misma tanto en el mercado de bonos como en el de acciones. De hecho, añade, las muestras de optimismo extremo que se observan suelen actuar en realidad como señales bajistas.
Con todo, reconoce que “los inversores tienen ahora más herramientas que nunca para preparar sus carteras, incluidas estrategias alternativas que están diseñadas para diversificarlas en renta variable y renta fija, y mitigar así los efectos de los descensos en el mercado en estos tipos de activos”.

LA VOLATILIDAD, LA FED Y LOS DATOS PARA UNA CORRECCIÓN
Durante la mayor parte de 2014, el VIX se ha situado por debajo del 16 en casi el 90% de las veecs, si bien, estos niveles no son mínimos históricos. De media, el conocido como “índice del miedo” no ha superado una lectura de 20 en muchas ocasiones desde 1990. No obstante, Feyerer considera que, en lo que respecta a este indicador, la cuestión no es “si” repuntará sino “cuándo” lo hará.

Un catalizador adicional para un incremento de la volatilidad sería la inminente finalización del programa de compra de activos de la Reserva Federal (Fed). Los estímulos de la autoridad monetaria han sido “en gran parte responsables del fuerte movimiento alcista desde el que acabara la Gran Recesión, y creemos que cuando cambie a una posición neutral, los mercados pueden tener problemas”, afirma este experto.

En este sentido, recuerda las bolsas sufrieron recortes al cierre tanto de la primera como de la segunda ronda de flexibilización cuantitativa (Q1 y Q2). “Históricamente, los mercados han alcanzado su punto máximo alrededor de 17 meses después de que la Fed cambie su política monetaria. Nos estamos acercando a ese hito, pues fue en mayo de 2013 cuando se anuncio la retirada de la compra de activos (o tapering). Asimismo, las correcciones del 10% o más se han producido en promedio cada 25 meses (…) y ahora hace ya más de tres años desde el último gran selloff (verano de 2011)” .

¿CÓMO PODEMOS HACER FRENTE A LA VOLATILIDAD?
Con esto en mente surge la cuestión de ¿cómo proteger nuestras carteras de la volatilidad? Feyerer destaca que tradicionalmente asignar parte de nuestra inversión a renta fija a ayudado a suavizar los baches, sin embargo, los vientos en contra afectan también al mercado de bonos...

Por ello, este experto llama la atención sobre los “fondos alternativos líquidos, que han ampliado el menú de soluciones que pueden ayudar a diversificar las carteras de acciones y bonos. Esto es particularmente importante para aquellos inversores que apuestan por la estrategia de 'comprar y mantener'”. Un ejemplo es el “PowerShares Multi-Strategy Alternative Portfolio”, que invierte en acciones, divisas, tipos de interés y volatilidad, empleando técnicas largas y cortas.

EL IBEX SUBE UN 0,51% Y LO LÓGICO ES ESPERAR REBOTES EN EL CORTO PLAZO
Pero de momento, la corrección debe esperar pues las bolsas europeas han optado este miércoles por las subidas y finalizan la jornada con repuntes del 0,80% de media. Cabe destacar que el martes la renta variable del Viejo Continente experimentó su mayor caída en once semanas, ante las preocupaciones por la “salud” de la economía de la región.

En concreto, el Ibex 35 ha subido un 0,51% hasta los 10.856 puntos. José María Rodríguez, analista de Bolsamanía, afirma que la sesión ha sido “muy interesante”. Pues “pese a las fuertes caídas de primera hora, el selectivo ha cerrado claramente por encima de los 10.737 puntos, soporte clave de corto plazo”.

Asimismo, añade, “se podría decir que el índice ha dibujado una figura en martillo, desde la directriz bajista de los últimos meses, antes resistencia y ahora soporte. Todos aquellos que esta mañana a primera hora querían ver un 'doble techo', estarán 'tirándose de los pelos' puesto que como decimos siempre hay que esperar la confirmación y ésta no se ha producido. Lo lógico sería esperar rebotes en el muy muy corto plazo, pero por el momento nada más se puede decir”.