El día cursa tranquilo a estas horas en Europa con suaves subidas. Hoy los mercados están demostrando que la anestesia de los bancos centrales puede con todo. Ya no nos acordamos de las tensiones geopolíticas de ayer, que están en el mismo sitio, e incluso la debacle de ayer de la bolsa argentina con un 10% de caída, no está afectando absolutamente nada a los valores del Ibex expuestos como suele ser habitual, esta vez todo está tranquilo.
 
Todo hay que verlo en clave de bancos centrales, todo lo demás no importa.
 
Y precisamente bajo esa clave, hoy se da un dato en EEUU, muy olvidado últimamente, pero que va a empezar a ser mirado con lupa por los operadores. La inflación de EEUU. Si hay algo que puede hacer que se aceleren los planes de subidas de tipos es esto.
 
Vean este artículo que aparecía hoy en Bloomberg.
 
Fed Will Raise Rates Faster Than Investors Bet, Survey Shows
 
 
En fin, también la psicología humana juega mucho. Pero mucho, mucho.
¿Quieren una prueba?
 
Vean este muy interesante artículo de Mark Hulbert.
Why the World Cup is surprisingly bad for stocks
 
Opinion: Investors, it turns out, often act irrationally when their teams lose
 
Dos cosas interesantes. La primera, según este estudio:
“Sports Sentiment and Stock Returns,” Alex Edmans of the Wharton School of the University of Pennsylvania; Diego Garcia of the University of North Carolina (Chapel Hill); and Oyvind Norli of the Norwegian School of Management.
 
Que no apareció en el AS ni en el Mundo Deportivo, sino en Journal de Finace, resulta que cuando un equipo nacional pierde en el Mundial al día siguiente su bolsa lo hace de media mucho peor de lo normal. El Ibex el lunes lo hizo mucho peor que las demás…
 
Más sorprendente aún, otro estudio de Guy Kaplanski of the Bar-Ilan University in Israel and Haim Levy of the Hebrew University of Jerusalem .
 
Durante los Mundiales, en Wall Street se da una media de bajada de 2,58% cuando la media en esos días normal sería de un +1,21%.
¿Distracción de los operadores por el fútbol? Cosas raras de la bolsa, que tiene un gran componente psicológico.
Y ese componente se ve por ejemplo en lo que le está costando al futuro del dax pasar la resistencia psicológica de los 10.000 que tiene la llave de que sigamos subiendo los demás, y siempre con el riesgo de que de repente Wall Street se dé cuenta de que a partir de mañana sólo le quedarán 35.000 millones de dólares mensuales de QE (desde los 85.000 millones iniciales), o de que el chollo de la FED se están terminando y nos arrastran. Aunque esto puede suceder ahora o dentro de muchos meses, con lo cual nunca se sabe.
 
Pero volvamos a Mark Hulbert, ese gran analista que siempre está investigando temas relacionados con pautas, escribió hace un par de años más o menos un artículo interesante, que viene bien recordar en esta época del año.
 
Si recuerdan, existe una pauta que yo llamo de la magia de los 6 meses que dice que la bolsa tiende a ir mejor de octubre a abril que en el resto del año, no siempre funciona, es evidente, pero sí, si miramos el largo plazo. Pues bien vean cómo los bonos también siguen esa pauta.
 
- El Shearson Lehman Treasury Index ha generado desde 1980 un rendimiento del 12% anualizado entre el primer día de mayo y Halloween, frente a un 6,6% el resto del año, justo al revés que las bolsas.
 
- Si contamos desde 1980 hasta 2007 tenemos:
 
* Los valores de renta variable habrían subido en general un 12,9% anualizado, comprando y manteniendo todo el año.
 
* Los bonos habrían subido en general un 8,6% anualizado, comprando y manteniendo todo el año.
 
* Adoptando la combinación comprar valores en período bueno del año y efectivo el resto se gana 12,2% anualizado. Atención a esta cifra porque vuelve a demostrar por si no lo teníamos claro que las ganancias de media a largo se concentran siempre en la parte buena.
 
* Adoptando la combinación comprar valores en período bueno del año y renta fija el resto se gana 14,8% anualizado, casi 2 puntos más al año que comprando y manteniendo, lo cual muestra que esta es la mejor combinación. Y más si tenemos en cuenta que además de ganar más, reduce el riesgo, según los cálculos de Hulbert en un 30% y esa es mucha reducción.
 
Así pues, aquí tenemos un interesante añadido más para la pauta de la magia de los seis meses.
 
Y ya que estamos hablando hoy de pautas, vamos a pasar a otro tema muy curioso y que sigue demostrando, en mi opinión, que la teoría de la eficiencia bursátil está en un error y que los sistemas o las tácticas operativas, por sencillas que sean, pueden inclinar las posibilidades a nuestro favor.
 
Según la teoría eficiente, a largo plazo, la posibilidad de que un día se cierre al alza o a la baja y de que al siguiente se repita sería exactamente del 50% si se usa una serie larga. Es decir, las tendencias no existirían pues las cotizaciones pasadas no podrían influir en las futuras. Pero en la realidad esto no es así:
 
Según se publicó en un artículo de Safe haven, el Russell tiene un 62% de posibilidades de repetir el sesgo del día de hoy mañana, un 39% de repetir tres veces seguidas y un 25% de repetir cuatro veces seguidas, lo que no cuadra con la "e" de la teoría eficiente. El SP 500 tiene un 52% y el Nasdaq el 55%.
 
A fin de cuentas, en una serie larga el simple sistema de comprar si hoy ha sido alcista y vender si hoy ha sido bajista, algo tan sencillo como eso, nos daría a largo plazo un porcentaje de aciertos del 62%, lo cual para un sistema no está nada mal precisamente y nos daría, aunque fuera teóricamente pues aquí habría que tener en cuenta muchas cosas, la posibilidad de batir regularmente al mercado.
 
Por ejemplo, en el Russell, que es el que tiende a tener más persistencia, con esta táctica que parece absurda de tan sencilla, sin contar stops loss ni nada de nada, ni money management, se bate al índice en nada menos que ¡20 puntos porcentuales al año desde 1979! La cifra me parece realmente impresionante. En concreto, 30,6% frente a 10,8%. Además, el drawdown o racha mala de pérdidas es mucho menor, un 34,5% frente a un 46,04%