En el artículo de apertura en Europa lo dejábamos bastante claro, Donald Trump decepcionó ayer y volvió a poner otra vez en marcha lo que más sabe hacer: mete los perros en danza con anuncios, pero sin detalle alguno que dé credibilidad a lo que quiere hacer, dejando todo lo importante casi al azar, necesitando negociaciones más importantes que abren la puerta a que no pueda salir nada de lo que tiene pensado, tal como pasó con otro buen montón de cosas.

Para pensar en la reacción del mercado y la profunda digestión que todo el mundo está haciendo ahora mismo tras el anuncio de ayer, veamos cómo quedaron los índices más importantes de Estados Unidos. Vean el gráfico adjunto donde tenemos a los cinco más importantes. Cerramos lejos de los máximos de la sesión y dejamos múltiples karakasas invertidas en los máximos de la subida reciente. A destacar que el Dow Jones de transportes dejó esa figura un día antes y ayer tuvo un descenso, por lo que todo el mundo está muy atento a lo que pueda pasar.

Si ahora pasamos a Europa en gráficos de 30 minutos, podemos ver que hemos salido tranquilamente de la sobrecompra alcanzada el lunes por la mayor tranquilidad en Francia, y en el día de ayer rozamos la sobreventa, por lo que en cierto sentido estamos alcanzando una cierta estabilidad, dentro de las pérdidas, a la espera de catalizadores.

Hoy hemos tenido grandes nombres presentando resultados empresariales en Europa y tal es la combinación de la digestión de Donald Trump con la espera al BCE en el día de hoy, que prácticamente no nos estamos moviendo nada, la gran mayoría de los súper sectores en Europa están en negativo con el de los medios de comunicación perdiendo -1%, las aseguradoras -0,96%, recursos básicos -1,02%, automoción y recambios -0,58% y los bancos -0,49%.

Como se podrá observar, estamos esperando y la sobreventa a corto plazo puede echarnos una mano para intentar controlar la situación, pero lo que pueda decir Mario Draghi nos va a afectar seguro y hacer que la sesión pueda comenzar de verdad a partir de las 14h30.

Con respecto a los bancos españoles, vean el gráfico a días cómo está. Las figuras de vuelta en la banca mediana siguen respetándose escrupulosamente y los resultados de Bankinter no han gustado y la figura de vuelta acabó danto resultado cerrando el hueco de apertura por la alegría de las elecciones francesas. De momento, si nos mantenemos en los niveles actuales en todos ellos, debemos tener muchísimo cuidado en el gráfico semanal por si dejamos también karakasas en zona de máximos.

Hay que recordar que la digestión en Estados Unidos puede ser profunda porque ahora mismo todo el mundo se está preparando sus escenarios de mejor caso, caso más probable, peor caso, y lo cierto es que hay muchísima ilusión con que realmente se haga realidad lo que ha presentado Donald Trump, ya que hay una cantidad de dinero muy considerable que puede aupar fuertemente los índices americanos y llevarse al alza también los europeos, pero las dudas están todas centradas en que realmente salga tal como sea planteado. Por eso, debemos seguir vigilando algunos indicadores generales como por ejemplo el acompañamiento de los valores máximos en un índice. Recientemente el Nasdaq se colocó por encima de los 6000 puntos y desde la web amiga www.markettiming.es nos comentan esto:

¿Acompañan los valores del Nasdaq a los máximos de sus índices?

Aún no, pero parece que están desperezándose. El poder de las grandes tecnológicas en la ponderación de los índices es enorme, ahora toca ver si tienen también mucho efecto arrastre que permita que el arranque alcista vaya a más. Un 28% de valores en máximos o cerca de ellos en el conjunto del mercado es poco, deberían estar en torno a un 40% (el Nyse lo roza a pesar de no estar en máximos y ahí se vuelve a ver el refugio de la mano fuerte), pero parece querer despertar el asunto y ha roto la línea. Ya veremos en qué queda.

www.markettiming.es