Ratio de Caja
en la categoría de Análisis fundamental

¿Qué es el Ratio de Caja?

El ratio de caja es la relación entre la liquidez de una empresa y su capacidad para hacer frente a sus deudas a corto plazo. También se le conoce como ratio de efecto o cash ratio en inglés. Pero, todos ellos hacen referencia a lo mismo, y es el dinero efectivo que tiene una determinada compañía para hacer frente al pago de sus obligaciones en el corto plazo, menos de doce meses, sin tener que vender ningún activo.

Es un ratio quizá más fiel o conservador que otros destinados a medir la liquidez de una empresa debido a que no tiene en cuenta las cuentas por cobrar. Únicamente contabiliza el efectivo que del que dispone la empresa en ese determinado momento. En cuento a lo que se entiende por obligaciones, se contabilizan tantos los créditos que se deben pagar, como las deudas a proveedores y el vencimiento de los bonos. El plazo temporal es importante en este caso, ya que no debe rebasar los 12 meses.

¿Cómo se calcula el ratio de caja?

Para calcularlo tan solo se necesitan conocer dos datos: el efectivo y equivalentes que tenga la empresas en caja y el pasivo corriente. Este último, que se puede denominar como pasivo corriente o circulante hace referencia incluye las cuentas por pagar, los salarios, los impuestos por pagar, las deudas a corto plazo y la parte corriente de la deuda a largo plazo.

La fórmula a realizar es la siguiente:

Ratio de caja = efectivo / pasivo corriente

Una vez que se ha entendido el ratio y se conoce cómo calcularlo, deberíamos saber también cómo interpretarlo. En el caso de que fuera igual a 1, la empresa tendrá el mismo nivel de efectivo que las obligaciones que tiene que enfrentar en el corto plazo. Si es menor a 1, entonces la compañía no tiene los suficientes fondos, en ese momento, para hacer frente a las obligaciones. Esto no quiere decir que vaya a quebrar o algo por el estilo, ya que está situación puede cambiar debido a que aquí no se contabilizan las cuentas pendientes de cobro que tiene la compañía. Por último, si es mayor que 1, la sociedad tiene liquidez de sobra para hacer frente a las obligaciones en el corto plazo.

Limitaciones del ratio de caja

Este ratio rara vez se utiliza en los informes financieros o por los analistas en el análisis fundamental de una empresa.

No es realista que una empresa mantenga niveles excesivos de efectivo y activos cercanos al efectivo para cubrir los pasivos corrientes. A menudo se considera una mala utilización de los activos que una empresa mantenga grandes cantidades de efectivo en su balance, ya que este dinero podría devolverse a los accionistas o utilizarse en otro lugar para generar mayores rendimientos. Aunque proporciona una interesante perspectiva de liquidez, la utilidad de este ratio es limitada.

El cash ratio es más útil cuando se compara con las medias del sector y de la competencia, o cuando se observan los cambios de la misma empresa a lo largo del tiempo. Un coeficiente de caja inferior a 1 indica a veces que una empresa corre el riesgo de tener dificultades financieras. Sin embargo, un ratio de tesorería bajo también puede ser un indicador de una estrategia específica de la empresa que requiere mantener bajas reservas de efectivo, porque los fondos se están utilizando para la expansión, por ejemplo.

Algunos sectores tienden a operar con pasivos corrientes más altos y reservas de efectivo más bajas, por lo que los ratios de efectivo en todos los sectores pueden no ser indicativos de problemas.