Marc Ribes, cofundador de Blackbird, analiza la situación técnica de Sacyr después de "la victora" de la compañía en las obras del Canal de Panamá. 
 
"Las empresas constructoras, con tanta deuda, tienen siempre un gran peligro que es que una gran ampliación de capital diluya demasiado a los accionistas. 

Estamos viendo una fuerza negativa respecto del Ibex. 

Técnicamente, la compañía está muy bajista, si bien es cierto que en las últimas semanas hemos visto una estabilización. En el intradía estamos viendo un rebote hasta los 3 euros, pero hasta que no veamos la superación de 3,20/3,45 euros ya podríamos observar un giro en el valor. 

¿Por qué? Muy probablemente por un modelo de negocio estancado.Sigue estando entorno a los 6.000 millones de euros de deuda. Mientras siga la deuda en Sacyr, siempre habrá un riesgo de una ampliación de capital y en enero podría venir un problema de recuperación económica, lo que repercutiría negativamente también en Sacyr. 

Los riesgos siguen estando ahí mientras no se resuelva la economía europea."