Gisela Turazzini, CEO de Blackbird, analiza la situación fundamental y técnica de Inditex.

Inditex se dedica al sector textil en España y comercializa ropa a lo largo del mundo a un precio competitivo. Es un caso atípico en el conjunto de compañías que conforma el Ibex 35 y es un caso de éxito empresarial.

El tamaño de la compañía no es excluyente de su capacidad de crecimiento, puesto que, como hemos visto, en el primer trimestre logró incrementar las ventas un 11%.
Inditex ha optado por un modelo de crecimiento orgánico y no mediante adquisiciones, lo que le permite estar presente en todo el mundo e intenta con ello consolidarse como una marca líder a nivel mundial.
Dispone de una previsión de Ebitda de 4.200 millones de euros para este 2014 y de una caja neta de 4.700 millones.
Su modelo de negocio permite generar excelentes flujos de caja y la autofinanciación, por lo que no necesita radicar su deuda del balance.
En máximo accionista, Amancio Ortega, influye directamente en la gestión de la compañía, por lo que sus intereses están alineados con los de los accionistas. Esto es un factor que también gusta al mercado. Junto con la ausencia de deuda, justifica el pago de un precio elevado por la acción.
Cotiza a un ratio PER forward de 27x, lo que consideramos caro, pero la calidad de la compañía y el modelo de negocio permiten pagar un precio caro, por encima del PER medio del mercado de 15x.
Además, es normal que cotice algo por encima del BPA y de la media histórica teniendo en cuenta los bajos tipos de interés y el desplome de los bonos. Creemos que podría cotizar a un PER20-25x. Esta cotización no da valor a largo plazo, porque ya pagamos un precio alto. En este sentido, descartamos Inditex como idea de Trading direccional.

Técnicamente, Inditex ha consolidado los 100 euros y ha atacado la resistencia de los 114 euros. Aquí podríamos buscar una estrategia de break-out con un patrón de doble suelo y un objetivo en 121,80 euros. La fuerza relativa respecto a su índice de referencia nos avisa de que podría volver a atacar sus máximos históricos. En este sentido, buscaremos una idea de swing Trading con base diaria. El break-out se rompe en gráfico semanal tras una consolidación de bandera con una vela de cuerpo grande. La última sesión la vela forma una pauta de continuación, por lo que entraremos en máximo creciente en superación sobre mecha de vela. Colocaremos el stop loss en el mínimo de la vela de pausa y ajustaremos el riesgo a un 0,50% del capital. Como sistema de salida utilizaremos el indicador parabólico chart en gráfico diario.