Gisela Turazzini, CEO de Blackbird, analiza la situación técnica y fundamantal de Catalana Occidente.

A nivel macro, tras la solución definitiva del tapering y la implementación de medidas por parte del BCE, estamos viendo una serie de datos que están empezando a mejorar.

La caída del precio del petróleo es un respiro para la economía y permite a la Fed y al BCE ser laxos con su economía. De hecho, se podría retrasar la subida de los tipos de interés.

En este entorno, somos partidarios de llevar a cabo una estrategia cauta, con valores seguros. Así pues, nos gusta la compañía Grupo Catalana Occidente, que siempre ha sido nuestra aseguradora favorita, con una volatilidad que da un óptimo equilibrio entre valor y momento. Tiene la deuda controlada y los márgenes por encima del sector. Tiene un ROE interesante.

Tras un brillante 2013, ha logrado corregir la subida previa con un patrón de bandera. Este patrón se ha visto acelerado y podría haberse completado en un doble suelo, por lo que nos da una señal de entrada. Así pues, compraríamos en la superación de los 25,50 euros, con stop en 23,75, para buscar los 31,75 euros, máximos anuales.