Marc Ribes, co-fundador de Blackbird, analiza la situación técnica y fundamental de Almirall.



Almirall
es una compañía farmacéutica que salió a bolsa en al rango final del tramo alcista de 2007, por lo que pronto tuvo que enfrentarse a una fuerte caída, hasta que, en un proceso de reestructuración acertado de la compañía, se dio la vuelta.

Está mejorando los márgenes y resultados teniendo un efecto positivo en la cotización. En este sentido, para reducir costes, ha reducido un 11,7% la inversión en I+D, lo que supone 80 millones de ahorro, es decir, un 13% de las ventas. Esto ha provocado que el Ebitda haya crecido en torno a los 142 millones de uros y en el conjunto del año creemos que llegará a los 150 millones. Por ello, todavía tiene recorrido y su precio objetivo serían los 14,50-15 euros. Precisamente este precio es el precio de la OPV, por lo que costaría que lo rompiera porque hay muchos inversores esperando en ese nivel para recuperar su inversión inicial cuando salió a bolsa.

Presenta una fuerza relativa frente al índice, por lo que con un Ibex por encima de los 10.500 puntos, tendríamos una señal de entrada en Almirall Nos gustaría comprarla en torno a 12,40 euros y pondríamos el stop en 11,50 euros para buscar los 15 euros en el medio plazo (primer semestre de 201%).