La gigante tecnológica está a punto de acudir a su cita con los inversores. Se trata de un momento clave para sus intereses. ¿Qué debe hacer el inversor una vez publique sus cuentas?
Muchas veces no sabemos cómo actuar cuando una compañía presenta resultados. Más aún si esta se ha comportado de forma irregular en los últimos meses. Hablamos de IBM. La empresa tecnológica sigue reestructurando su negocio para salir a flote, pero aún no ha tenido su repercusión en el parqué neoyorkino.

La lateralidad en la que se ha visto inmersas las acciones de la cotizada en Dow Jones se ha mantenido latente durante los últimos 12 meses. Hasta el punto que se han visto caídas y posteriores revalorizaciones de entorno al 12% y el 8%. Nada seguro teniendo en cuenta el rally alcista que ha dibujado el S&P 500.

IBM cotización


Muchos expertos consideran que invertir en estos momentos en IBM es una cuestión de fé más que de aspectos fundamentales positivos. La compañía últimamente ha recortado costes, lo cual ha provocado que la sangría en sus cuentas no haya sido tan sumamente desgarradora como se podían haber esperado. Pero tampoco han sido bien recibida por los principales agentes de los mercados.

A día de hoy la media del consenso de mercado recomienda en un 17% sobreponderar los títulos de la empresa, mientras que la amplia mayoría, el 74%, cree que la mejor opción es mantener sus títulos. El 7% restante apuesta por vender. Son unos porcentajes que son el fiel reflejo del sentir hacia este valor por los analistas.

Y todo ello con la suma de que Ginni Rometty, CEO de la compañía, asegurara hace unos meses que IBM no cumplió con las expectativas el año pasado y que tiene que hacer frente a sus negocios de hardware con serias dificultades para el presente ejercicio.

“Debemos reconocer que si bien 2013 fue un año importante en la transformación de IBM, nuestro rendimiento no cumplió con nuestras expectativas", explicaba Rometty en una carta a los inversores en el informe anual de la empresa. “Mientras continuamos intentando alcanzar valorciones más elevadas, también debemos abordar las partes de la empresa que nos están deteniendo”, afirmaba.

En efecto, IBM ha tenido problemas en el cambio hacia la era de la nube, donde los datos y la información se suministran en línea en lugar de almacenarse en el sitio. La caída de la demanda de hardware y las débiles ventas en mercados de crecimiento han mermado a los ingresos durante los últimos siete trimestres, lo que provocó que la máxima dirigente tuviera que tomar la determinación de vender más activos, además de recomprar acciones y reducir los impuestos para ayudar a cumplir estimaciones.

Por otro lado, IBM planea invertir alrededor de 3.000 millones de dólares en actividades de I+D para desarrollar semiconductores en los próximos cinco años. La empresa comunicó recientemente que pretende crear chips más pequeños y rápidos y desarrollar partes de semiconductores en otros materiales, además de la silicona. También, invertirá 600 millones de dólares al año, el 10% del presupuesto total de I+D de la empresa.

Así pues, se torna de vital importancia la publicación de sus resultados trimestrales. Según el consenso de mercado, se espera que el beneficio por acción pase de los 3,22 dólares por acción del segundo trimestre del pasado año a los 4,30 dólares por título. El primer trimestre, debido a la climatología del país, las cuentas fueron bien distintas. Pasaron de los 3 dólares por acción del primer periodo del 2013 a los 2,54 dólares.

Sin embargo, ante este entorno y sabiendo los antecedentes, ¿qué se debe hacer con las acciones de IBM antes de presentar resultados? Si nos fijamos en los dos últimos años, en 6 ocasiones de las 9 presentaciones de cuentas correspondientes las acciones de IBM cayeron.

Lo que llama la atención es que fue justo en estas mismas fechas el pasado año cuando más se desplomaron (un 12,7%). Solo tres veces en estos últimos trimestres consiguieron subir una vez se conoció cómo evolucionó el trimestre a nivel financiero de la compañía.

Por último es reseñable indicar que IBM, tiene uno de los ratio PER más atractivos de todo Wall Street. El pasado ejercicio lo cerró cotizando a 11,5 veces, mientras que este año se espera que se rebaje a las 10,6 veces.

Conozca cuando estos valores cambien de ciclo bursátil, pinche aquí