El metal dorado va a volver a cerrar el año, si nada extraño sucede, por debajo del precio en el que cerró el 31 de diciembre de 2013. La duda es qué sucederá a partir de ahora…
Ya van dos años consecutivos en la que el oro no levanta cabeza. Si el año pasado vimos descensos escalofriantes en su precio, este año se ha dado continuidad a la tendencia bajista. Aunque con menos intensidad y con mayor contención. Su evolución se mantiene en negativo y lejos queda esos tiempos en los que se utilizaba como refugio.

El oro ha ido perdiendo el atractivo a medida que el tiempo ha ido avanzando. Durante 2014 hemos visto un comportamiento irregular. El activo ha estado plano y oscilando entre los niveles de los 1.300 y los 1.100 dólares, pero con descensos en el cómputo global del ejercicio de más del 5%.

Oro gráfico


Pero ahora la cuestión es qué es lo que opinan los analistas sobre el metal precioso para el 2015. Es decir, si seguirá manteniendo esta dinámica en cuanto a aspectos fundamentales y técnicos, o si por el contrario logrará repuntar para buscar niveles de finales de 2012 o principios de 2013.

En este sentido, nos podemos centrar en unas últimas declaraciones de un analista que siempre habla de commodities y del oro en particular. Ese no es otro que David Seaburg, experto de Cowen, y colaborador habitual de la CNBC. Desde su punto de vista, y basándose en el aspecto fundametal, su devenir es sombrío. "Hay una débil demanda de India y China, el dólar está básicamente fortaleciéndose cada vez más, y hay temores de deflación en el horizonte en diferentes territorios”, asegura.

Puesto que el oro cotiza principalmente en dólares, cuando se la divisa estadounidense coge impulso y sube con respecto a otras monedas el oro tiende a caer en el mercado. Además, el metal dorado también es visto como una cobertura contra la inflación. Con los tipos de interés bajos, y la hegemonía del dólar, la inflación ha estado bajo control, dejando a algunos inversores con pocas razones para comprar oro.

Sin embargo, Seaburg tenía en cuenta que existe un potencial de ganancias en el corto plazo. "Cuando las cosas se ponen exageradas no es habitual que esta commoditie se mueva al alza y creo que no vamos a ver movimientos desmesurados en este momento”, apunta.

"Si negociamos por encima del nivel de los 1.200 dólares la onza pudimos ver la cómo la cobertura de cortos para el oro será aún mayor", añade. "Creo que a corto plazo hay una compensación a ser largo el oro, pero también hay que decir que a largo plazo el telón de fondo fundamental no está ahí para apoyarlo”, sostiene.

Los Indicadores Premium de Estrategias de Inversión señalan que el oro es bajista a largo plazo
Oro Indicadores


Por otra parte, también es importante analizar el oro en cuanto a sus perspectivas técnicas. Para ello, Rubén Ullúa, analista independiente, habla de cuál es la situación de la reina de las materias primas. “El mercado cada vez que tuvo procesos de recortes que parecían comprometer el inicio de recuperación mayor, siempre logró una fuerte recuperación y defensa por parte de los compradores, que revertieron la tendencia con señales técnicas de cambio de tendencia", expone.

"Eso nos lleva a pensar que el recorte en curso si se quiebran los máximos de recuperación en 1.138 dólares, son todavía movimientos de carácter temporal”, explica.

Así pues, considera que lo más normal sería ver al oro en el tiempo retomando su senda alcista. “Consideramos que el activo debería encontrar una zona de soporte bastante clara justamente en la zona de los mínimos que alcanzamos de 1.170 dólares y en la zona de 1.150 dólares”, destaca.

“Es zona de contención más importante que tiene el oro y pensamos que mientras no sea quebrada estará entonces en condiciones de retomar el curso alcista para buscar nuevamente el nivel de los 1.238 dólares o, por qué no, niveles aún superiores”, termina.