El oro sube un 0,98% hasta los 1.186,70 dólares la onza. Además, la volatilidad sigue latente en el mercado, por lo que  Daniel Pingarrón, analista de IG Markets, dice que “podemos volver a ver nuevos ataques a los 1250-1300 dólares”.