El S&P 500 en Estados Unidos sigue bailando en términos de máximos históricos. Parecía que podía vivir una corrección un poco más profunda, pero al final solo fue un movimiento a la baja que terminó por romper hacia nuevos límites. ¿Cuál será el momento en el que se produzca una caída? ¿Seguirá vigente este entorno alcista por mucho más tiempo?

Cada vez las inquietudes en los inversores son mayores. No cesan, ni mucho menos. Es por eso por lo que muchos analistas intentan buscar respuestas a estas cuestiones fijándose en determinados parámetros. En esta línea, Nick Colas
, estratega jefe en mercados para ConvergEX Group, asegura que tiene tres puntos para medir hacia adónde van los principales índices en una entrevista para Yahoo Finance
.

En primer lugar, alude que hay que mirar el rendimiento de los bonos a 10 años de Estados Unidos. Dice que últimamente “ha sorprendido a la baja”. Desde su punto de vista cree que la rentabilidad debe repuntar hasta el 3%, como lo hizo a finales de 2013, pese a que ahora se ha quedado estancado en torno al 2,5%.
Curso on.line de Estrategias de Inversión

Colas explica que “eso ha sido bueno para las valoraciones y el flujo del dinero en el mercado”, pero que “tenemos que ver como sube el nivel para validar la idea de que tenemos una recuperación en marcha” y que la inflación se va a “mover modestamente”.

En segundo lugar está el flujo de noticias. Colas es partidario de mantener un ojo puesto en el flujo de ingresos y anuncios económicos. El último trimestre fue muy fuerte por la mejora de los resultados de las cotizadas. Su objetivo es de cerca del “8% al 10% para las ganancias de las compañías y al 3.2% de crecimiento para el PIB”.

Por último, Colas se centra en las correlaciones de activos, es decir, cómo las acciones se desplazan juntas durante un ejercicio económico. Cuanto menor sea la correlación, más dinero de los que los inversores pueden disponer en los mercados.

Las correlaciones durante la crisis financiera fueron extremadamente altas (alrededor del 95%). Colas afirma que “las correlaciones de precios de activos para los sectores en el S&P deben ser 50”. La buena noticia es que se encuentra en torno “al 70% (a la baja) e incluso el retroceso que tuvimos hace poco sólo nos llevó de nuevo a 75, de modo que todavía tenemos algo de espacio para bajar”.