La tendencia alcista de las bolsas corto plazo continúa intacta. La última encuesta llevada a cabo por el Bank of America entre gestores de fondos entre el 4 y el 10 de enero revela que el 60% de los encuestados considera que la economía global se debilitará.

Es la peor perspectiva para la economía mundial desde el año 2008.

En pocas palabras, del resultado de la encuesta podríamos deducir que Wall Street cree que una recesión es inminente.

Sin embargo, por los datos “macro” publicados hasta ahora vamos a considerar como escenario más probable no una caída en recesión, sino un estancamiento durante, al menos, el primer semestre de 2019.

A pesar del pesimismo reinante entre los gestores acerca del crecimiento económico global, los niveles de efectivo que mantienen en los fondos de inversión que ellos gestionan están ligeramente por encima de la media de los últimos 10 años. Por lo tanto, podemos concluir que, aunque los gestores reconocen un agravamiento de la situación económica global, sin embargo, no han vendido sus acciones. La razón es sencilla: confían en que Powell les salve. ¡Y tienen razón!

Las ventas masivas que hemos visto durante lo que ya se denomina la “masacre de Nochebuena” tuvieron su causa en los reembolsos de los partícipes. Es decir, se produjo una verdadera capitulación de los particulares. Y de Powell, claro. Ahora bien, los gestores de fondos no vendieron más que lo necesario para atender los reembolsos, nada más.

Según los datos de la encuesta, los niveles de pesimismo siguen siendo elevados entre los particulares.

Esta falta de confianza probablemente impulsará al alza al S&P 500 a la zona de los 2.622-2.690. Y al NASDAQ 100 a la zona de los 6.860.

Facebook, Amazon, Apple y Alphabet subieron más del 2% cada uno de ellos en la sesión de ayer. Y Netflix, un 6,5%, después de publicarse un informe en el que la compañía podría subir el precio de las suscripciones. La fuerte subida de estos valores Impulsó al alza al NASDAQ 100 por encima de 6.665 y al S&P 500 por encima de 2.600. Por lo tanto, vamos a considerar como escenario más probable que el S&P 500 y el NASDAQ 100 sigan subiendo a corto plazo.

El DAX y el IBEX se movieron lateralmente durante la sesión del martes por encima de sus primeras zonas de soporte. Por eso vamos a considerar como escenario más probable que intenten dirigirse a la zona de los 11.100 y de los 9.180, respectivamente.