La producción del aceite de oliva virgen extra desciende en la cuenca del mediterráneo a pasos agigantados mientras su precio se dispara. Pero aún le podría quedar margen de subida. ¿Oportunidad para aprovechar el recorrido?
El oro líquido. Con esa expresión nos referimos para engalanar con los honores que merece por su valía al aceite de oliva. Y razones no faltan. Básico para la dieta mediterránea es uno de los productos que más se demanda en todo el mundo. Un bien preciado, en resumidas cuentas. Sobre todo en los países en los que forma parte de su gastronomía y, también, en aquellos en los que escasean los olivos.

Lo que mucha gente desconoce es que puede ser muy rentable en los mercados si se aprovechan determinadas circunstancias que tienen relación con su producción. Al igual que cualquier materia prima, cotiza, y su evolución en los mercados se relaciona con diferentes factores que pueden provocar un rally o, por el contrario, una caída atroz. Sucede lo mismo en el petróleo, el oro, la plata, el trigo o la soja. En el entorno de las commodities en general.

Habitualmente hemos visto en los últimos años una subida del precio del aceite de oliva virgen extra, merced del descenso de la oferta y del incremento de su demanda a nivel mundial. Muchos expertos decían que estos niveles eran absolutamente insostenibles, aunque un imprevisto ha puesto el escenario patas arriba.

Los tres grandes productores del aceite son España, Italia y Grecia. Por este orden. Ocupan el top tres de la producción del líquido proveniente de la aceituna y, por tanto, acaparan el mayor porcentaje de la cuota de mercado que se genera con su comercialización. Este trío es un auténtico termómetro para conocer si un año estará el aceite de oliva más caro o si, por el contrario, estará más asequible para el consumo de los hogares.

Por eso hay que hacer una evaluación general de cada región y observar cómo se encuentra el entresijo de la industria aceitunera. Así, la economía de Grecia y las medidas de austericidio pueden ser un factor de fuerza en relación a la evolución del precio del citado oro líquido, que desde marzo de 2014 no ha parado de subir y subir como si no hubiera un mañana.

Cotización del aceite de oliva en los últimos cinco años. Fuente: Bloomberg
Cotización del aceite de oliva en los últimos cinco años


El tiempo pésimo, una enfermedad misteriosa en los olivos, y una mosca que se alimenta de las aceitunas han diezmado, asimismo, las arboledas en Italia. Esto supone que casi una décima parte de los 10 millones de árboles en Puglia están infectados con una enfermedad que se ha denominado "el ébola del aceite" –algunos científicos creen que es la bacteria llamada Xylella–, que mata lentamente los olivos.

El resultado es que los productores de aceite de oliva de Italia se preparan para otra mala temporada, lo cual influye paralelamente en el precio del aceite de oliva –si hay menos producción y la demanda se mantiene, el precio de manera inmediata sigue subiendo –. Además, esto va de la mano de la disminución del 34% de la producción en 2014-15, hasta 302.000 toneladas, según datos del Consejo Oleícola Internacional con sede en Madrid (COI).

Producción y exportaciones del aceite de oliva en España, Italia y Grecia. Fuente: Bloomberg
Producción y exportaciones del aceite en España, Italia y Grecia


¿Y en España?

Más de lo mismo. El motor del aceite de oliva, nuestro país, sigue acumulando malas noticias. La producción se redujo a más de la mitad, a 825,700 toneladas, en la temporada más reciente, y probablemente permanecerá deprimida debido a una sequía que se ha prolongado demasiado tiempo, a la que luego ha seguido las lluvias torrenciales. Por eso no sería difícil ver el litro subiendo por encima de máximos históricos.

De acuerdo con un informe de junio del consejo, los precios al por mayor para las categorías extra virgen de Italia y España han aumentado 114% y 84% este año, respectivamente, a 5,66 euros por kilo y 3,59 euros por kilo. Por el contrario, los precios del aceite de oliva griego han subido sólo un 24%, hasta 3,09 euros por kilo.

El COI informó que las exportaciones griegas de la cosecha más reciente a Estados Unidos subieron un 28% desde octubre 2014 hasta junio de este año, mientras que las exportaciones de España e Italia cayeron más de un 50%. Por el contrario, la subida del precio está ayudando a los pequeños y medianos productores que componen la mayor parte de la industria del aceite de oliva de Grecia para encontrar nuevos mercados.

Por tanto, ante este panorama en el que se encuentra el sector aceitero, debido a los catalizadores negativos que aún van a influir en su devenir, no sería de extrañar ver, en efecto, repuntar el litro de aceite casi hasta los 6 euros (en España). Se seguiría generando una importante oportunidad de cara al trading por la amplitud con la que aún podría contar el rally de las aceitunas.

QUIZÁS LE INTERESE LEER: Las diez compañías que han permitido a los tres mejores fondos españoles capear el temporal