Los Warrants son productos cotizados en Bolsa que otorgan el derecho teórico a comprar (CALL) o vender (PUT) un activo (Subyacente) a un precio fijo (Strike o precio de ejercicio) y hasta una fecha determinada (Vencimiento).
Los Warrants ofrecen un potencial de beneficio ilimitado con un riesgo limitado y reducido, la propia inversión. Se contratan a través de un intermediario financiero, con una cuenta de valores, de forma similar a la compra/venta de acciones. Y no tienen mínimo de inversión.

La principal ventaja que ofrecen los Warrants en el Apalancamiento. Eso significa, que los Warrants, que tienen un precio pequeño, amplifican las variaciones del Activo Subyacente a su favor, cuando se acierta la tendencia según el tipo de Warrants, y en su contra, cuando se falla.

El Apalancamiento es la principal ventaja de los Warrants, pero la única. También está la posibilidad de invertir al alza, con los CALL, o a la baja, con los PUT, sobre una gran variedad de activos: índices y acciones nacionales y extranjeros, materias primas y divisas.

Veamos con un ejemplo de dónde viene el Apalancamiento:

Suponga un inversor alcista en Telefónica y que la acción cotiza a 17,5 euros. El inversor podría:
1.- Comprar la acción y pagar su precio: 17,5 euros.
2.- Comprar un Warrant CALL strike 17,5 sobre Telefónica, Paridad 2/1, vencimiento 3 meses, con precio (la Prima) 0,4 euros. La Paridad expresa el número de Warrants (2) necesarios para tener derecho sobre (1) Activo Subyacente.

El Apalancamiento de un Warrant es el número de veces que su precio (la Prima) está contenido en la cotización del Activo Subyacente:

Apalancamiento= 17.5 / 0.4 X 2=21.8

¿Qué pasará si Telefónica sube a 21 euros en la fecha de vencimiento del Warrant?

1.- Si el inversor hubiese comprado la acción, 3 meses después con el título a 21 euros, conseguiría una rentabilidad bruta de:

Rent.% Bruta= (21-17.5) / 17.5=20%

2.- Si el inversor hubiese comprado el Warrant CALL strike 17,5 sobre Telefónica, por definición, tendría el derecho teórico a comprar, por ser CALL, 0,5 acciones de Telefónica, por tener Paridad 2/1, al Strike, que es 17,5, en el Vencimiento que Telefónica está a 21 euros. Por tanto, tendría un Warrant con liquidación positiva de:

Importe Liquidación= (21-17,5) / 2 =1.75 euros

Teniendo en cuenta que el Warrant valía 0,4 euros hace 3 meses, la plusvalía en la operativa con Warrants sería de: 1,75 – 0,4 = 1,35 euros, que sobre la inversión inicial de 0,4 euros supone un +337,5% de rentabilidad.

La inversión en Warrants, que va apalancada, consigue un resultado multiplicativo.

¿Qué pasaría si Telefónica baja a 15 euros en la fecha de vencimiento del Warrant?
1.- Si el inversor hubiese comprado la acción, tendría una minusvalía latente de 2,5 euros.
2.- Si el inversor hubiese comprado el Warrant, por definición tendría el mismo derecho teórico, sin embargo, con el Activo Subyacente cotizando por debajo del Strike, en el caso de un CALL, al vencimiento el Warrant tiene un valor de 0 euros y por tanto, el inversor pierde su inversión, los 0,4 euros. Obviamente, el inversor puede vender el Warrant en mercado cuando quiera y no necesariamente mantenerlo hasta el vencimiento cuando el movimiento del Activo Subyacente es desfavorable a la naturaleza del Warrant.

¿Qué hace que el Apalancamiento sea mayor o menor?

Recuerde que el Apalancamiento lo calculamos mediante esta fórmula:

Apalancamiento = Spot (cotización Activo Subyacente)/Prima x Paridad

Vemos que, como la Prima o cotización del Warrant está en el denominador. Cuanto menor sea el precio del Warrant, mayor será el apalancamiento. En este sentido, la recomendación es no utilizar ni Warrants muy fuera de dinero y/o con vencimiento muy cercano, y por tanto con precios muy pequeños, de menos de 0,1 euros; porque se trata de Warrants muy poco sensibles a las variaciones del Activo Subyacente; ni Warrants muy dentro de dinero y/o vencimientos muy lejanos, y por tanto con precios muy grandes, de más de 3 euros; porque tendrán un Apalancamiento excesivamente pequeño. Siempre es más recomendable untilizar un término medio, aunque eso dependerá del perfil de riesgo del inversor.

Los inversores de Warrants trasladan las variaciones del Activo Subyacente el precio del Warrant a través de la Elasticidad que está relacionado con el Apalancamiento a través de la Delta, mediante esta fórmula:

Elasticidad= Delta x Apalancamiento

La Elasticidad de un Warrant es su efecto multiplicación, es decir, en términos porcentuales lo que aumenta o disminuye la Prima del Warrant por cada 1% de variación del Activo Subyacente. Si por ejemplo el Warrant del ejemplo anterior tiene una Elasticidad de 15, cuando Telefónica suba un 1% el Warrant, al ser de tipo CALL, se revalorizará un 15%; y si Telefónica baja un -1%, el Warrant, al ser de tipo CALL, perderá un -15%.

La Delta de un Warrant es una medida de la sensibilidad del Warrant frente a las variaciones del Activo Subyacente. Cuanto mayor sea la Delta de un Warrant, menos movimiento del Activo Subyacente necesitará para cambiar su precio (menos euros, puntos). Cuanto menor sea la Delta de un Warrant, más insensible será el Warrant frente a las variaciones del Activos Subyacente, y por tanto, el Warrant necesitará un mayor movimiento del Activo Subyacente para él cambiar de valor.

La Elasticidad y el Apalancamiento se mueven en la misma dirección. Cuando el Apalancamiento aumenta, la Elasticidad de un Warrant también aumenta; y viceversa; pero hasta un determinado límite, en Warrants extremadamente fuera de dinero, con un precio muy pequeño y una Delta muy pequeña, la Elasticidad decrece. Tanto la Elasticidad como la Delta se publican en la página web warrants.com

Vea el curso completo en video, pinchando aquí