Cuando se producen movimientos como el de ayer, los analistas técnicos tendemos a ver “dobles techos”, sin embargo, creo que en la actualidad el S&P 500 está dibujando una fase correctiva. Es decir, no estamos ante el agotamiento de la tendencia alcista y el inicio de un mercado bajista.

La perforación del soporte de los 2.860 del S&P 500 y la superación del VIX del nivel 18, desencadenaron una oleada vendedora.

Tras perforar esa zona de soporte tan significativa, el S&P 500 se dirigió a la siguiente.

Tal y como podemos ver en el gráfico que recogemos a continuación, el S&P 500 cerró en 2.785, justo en plena zona de soporte, que se extiende desde 2.790 al 2.765.

Los descensos de las bolsas americanas fueron liderados por los tecnológicos y por los FAANG. El gráfico de los FAANG está dibujando una pauta correctiva, no el inicio de una tendencia bajista.

A pesar del fuerte movimiento a la baja, el S&P 500 ha retrocedido el 0,382 de la subida experimentada desde abril de 2018. Un retroceso que podemos calificar como algo normal. ¡¡Y ya se han disparado todas las alertas!! ¡¡Cramer ha dicho en el CNBC que el suelo está lejano!!

En el gráfico también podemos observar que el S&P 500 no perforó ayer la recta directriz alcista.

 

Gráfico diario del S&P 500 Contado

 

El VIX ayer cerró ayer en 23. Tal y como podemos ver en el gráfico que recogemos a continuación, la próxima resistencia se encuentra en torno a 25,65. En mi opinión, es probable que el VIX suba todavía algo más y que alcance la resistencia 25,65. Ahora bien, si tenemos en cuenta que esa resistencia funcionó en marzo y abril de 2018, voy a considerar como escenario más probable que funcione, al menos a corto plazo.

La estructura de la curva de los futuros sobre el VIX presenta pendiente negativa, lo que favorecería la continuación de la subida del VIX a muy corto plazo.

 

Gráfico diario del VIX

 

En conclusión, vamos a considerar como escenario más probable que el S&P 500 retroceda todavía algo más, hacia la zona de los 2.765, pero por el momento vamos a considerar que está desplegando la primera onda a la baja de una fase correctiva de la subida experimentada desde abril de 2018.

Este escenario sería más probable si el S&P 500 respetase el nivel 2.765 y el VIX no superase la zona de 25,65.

Ante la fuerte caída de ayer, Powell se lo pensará dos veces antes de continuar con su alocado proceso de subida de tipos de interés. Ayer mismo Trump dijo que “I think the Fed is making a mistake. They’re so tight... I think the Fed has gone crazy."

Y, por lo que hace referencia a los tipos a largo plazo, es preciso tener en cuenta que aquellos gestores que están cargados de posiciones cortas en bonos y notas del Tesoro de los EEUU,  estarán predispuestos a cancelar o reducir del riesgo contraído. Esta es la razón – cancelación de posiciones cortas en bonos - por la que durante la sesión de ayer, pudimos ver que la rentabilidad del bono a 10 años cayera algo más del 1%.

Si la rentabilidad de los bonos y las notas frena su ritmo de subidas, las bolsas se verían favorecidas.

En el gráfico que recogemos a continuación, podemos observar la fuerte caída de rentabilidad de las notas a 10 años desde los máximos. Ese movimiento se ha debido a la cancelación de posiciones cortas en notas y bonos.

 

Gráfico horario de la rentabilidad de las notas del Tesoro de los EEUU  a 10 años