Y lo que es más grave, la demanda de liquidez por parte de los bancos estadounidenses ha ido aumentando. Da la sensación de que su necesidad de liquide ha ido aumentando a medida que el FED ha ido incrementando la cuantía de las inyecciones de liquidez.

En el gráfico que recogemos a continuación pueden ver el fuerte aumento experimentado por el balance del FED como consecuencia de las inyecciones realizadas vía “repos”.

 

Balance del FED

Las bolsas estadounidenses rebotaron el pasado miércoles gracias a la furiosa inyección de liquidez que realizó el FED.

El S&P 500 frenó el movimiento a la baja iniciada el martes por el FED, probablemente porque el dinero inyectado por el FED es utilizado en la compra de acciones que pueden sujetar el movimiento a la baja del S&P 500.

El S&P 500 marcó el pasado miércoles un mínimo en 2.990. Tal y como he dicho en un comentario anterior, en mi opinión lo más probable es que ese nivel fuese perforado, pero no fue así. El S&P 500 rebotó con decisión, negando la tesis del inicio de un tramo a la baja.

Nos encontramos con que el S&P 500 se está moviendo lateralmente por debajo de 3.020 y  por encima de 2.990. Un poco más abajo existe un importante soporte en la zona de los 2.860.2.890.

Las monstruosas de decisiones de liquidez del FED están impidiendo una caída del S&P 500. Por ese motivo, no podemos descartar la superación del 3.020.

Ahora bien, si el S&P 500, a pesar de la liquidez existente, no fuese capaz de superar el 3.020 y perforase el 2.990, muy probablemente podría dirigirse a la zona 2.890-2.860.

Tal y como he dicho en comentarios anteriores, creo que este escenario, un retroceso a la zona de soporte 2.890-2.860, es el más probable. Ahora bien, aunque se produjera, la tenencia de medio y largo plazo seguiría siendo alcista siempre y cuando fuese respetado.

El NASDAQ 100 rebotó al llegar al 7.845, negando la continuidad de la onda a la baja. Y se dirigió a la resistencia de la zona 7.980. De tal manera que siguió atrapado dentro de un movimiento lateral entre 7.845 y 7.980.

La superación del 7.980 sabemos que sería un signo claro de fuerza al alza y nos avisarñia de la continuación de la tendencia de alcista, porque la zona de los 7.980 es una resistencia muy importante que viene funcionando desde julio de 2019.

Ahora bien, si no fuese capaz de superar esa resistencia a corto plazo, lo más probable sería el desarrollo de una onda a la baja hacia el soporte de la zona de los 7.780.

Mientras el NASDAQ 100 fuese capaz de mantenerse por encima de 7.780, consideraremos que la tendencia alcista de medio plazo sigue en vigor.

El DAX Xetra no pudo perforar el soporte de la zona 12.600, con lo que negó el desarrollo de una onda a la baja, con lo que debemos considerar que la tendencia alcista de corto plazo continúa.

Sólo la perforación del 12.600, nos avisaría del desarrollo de una onda a la baja.

El IBEX 35 respetó el 9.300 peo no pudo alejarse de ese nivel. Por lo tanto, sólo la perforación del 9.300 nos avisaría del desarrollo de una onda a la baja.