La semana pasada, la entidad financiera nos dejó una primera señal de recuperación en su aspecto técnico, ya que consiguió abandonar el canal bajista en el que se encontraba encajada desde el pasado mes de mayo.

Como suele ser habitual, antes de lanzarnos a apostar por subidas preferimos esperar a que después de una primera pauta alcista, también supere el máximo relativo anterior, y esta segunda señal la ha logrado esta semana. El martes cerró por encima de los 3,36 euros, confirmando así la recuperación de su aspecto técnico, por lo que abrimos adoptar posiciones alcistas, colocando el stop de pérdidas en los 3,36 euros. La siguiente zona de resistencia está situada en los 4 euros.

Por otro lado, recientemente el Consejo de Administración de Banco Guipuzcoano ha aprobado la nueva estructura organizativa de la entidad, sólo dos meses después de la formalización de la adquisición de la entidad por parte de Banco Sabadell. La nueva organización ha sido diseñada teniendo en cuenta "la tradición de servicio de Banco Guipuzcoano y la necesaria continuidad en la atención a los clientes". Para ello, se van a concentrar, bajo una única dirección, las actuales redes comerciales de Guipuzcoano y Sabadell en el País Vasco, Navarra, Cantabria, La Rioja y Aragón. Esta nueva Dirección Territorial Norte, que dependerá jerárquicamente del director general de Banco Guipuzcoano, Iñaki Azaola, estará dirigida por Pedro Sánchez Sologaistúa, subdirector general de Banco Sabadell, que ha sido nombrado también director general adjunto de Banco Guipuzcoano.