Asistimos a un amplio hueco de apertura a la baja que apuntan a que nos adentramos en modo correctivo a corto plazo y que condiciona la operativa intradiaria pues dispara la volatilidad y favorece mayores caídas.

 
En línea con lo que apuntaban los Futuros Eurex, el Ibex 35 experimenta un amplio hueco de apertura a la baja. El Ibex 35 pierde posiciones con dureza después de aproximarse a la zona de resistencia clave comprendida entre los máximos de marzo y abril, 9.217 y 9.360 respectivamente. Un comportamiento que, en gráfico diario deriva en un moderado repunte en la volatilidad que parte de zona de mínimos, en niveles de sobrecompra y dentro de un contexto de volumen de contratación reducido. Una combinación en gráfico diario que se produce en otros índices europeos y que invita a reducir exposición a mercado (ver “Análisis técnico Ibex 35 y EuroStoxx 50. No confiamos en ruptura de resistencias; mejor reducir”).
  
Ibex 35 en gráfico diario con Rango medio de variación diario en porcentaje, oscilador MACD y volumen de contratación
Fuente: VisualChart y elaboración propia

En gráfico horario, el giro a la baja a corto plazo es más evidente. Por un lado, las divergencias bajistas en el oscilador MACD se confirman perdiendo mínimos recientes. Un movimiento que dispara al alza el rango medio de variación en porcentaje (ver ventana central). A la vez, se pierde la directriz alcista que parte del 19 de AGO16 y los mínimos recientes, 8.974 y 8.894, que pasan a convertirse en resistencias.
 
Ibex 35 en gráfico horario con Rango medio de variación en porcentaje y oscilador MACD
Fuente: VisualChart y elaboración propia

De esta manera, el hueco a la baja condiciona la operativa pues apunta a ser un posible hueco de ruptura y dispara la volatilidad. A muy corto plazo deberíamos plantearnos ampliar los stops de nuestra operativa y primar las posiciones cortas o vendedoras sobre las compradoras.