Los analistas se han fijado hoy en el sector financiero y en los títulos españoles relacionados con la evolución del petróleo: Repsol y Sacyr
 
Exane BNP Paribas ha mejorado su recomendación de Santander hasta mejor que el mercado desde la apuesta anterior de peor que el mercado.  Tras esta noticia, las acciones de la entidad que preside Ana Patricia Botín suben más de un 2,5% en bolsa.

Santander sale de la sobreventa por una mejora de la recomendación

Sin embargo no todas las firmas de análisis ven potencial ni en esta firma, ni en otros bancos españoles. Es el caso de Deutsche Bank que ha metido la tijera tanto a Santander, como a BBVA y Popular. De hecho, han empeorado su apuesta sobre la entidad cántabra hasta mantener desde comprar. También es cierto que los analistas alemanes estaban lejos del consenso. En la actualidad, solo tres firmas apuestan por comprar, ocho por mantener y una recomienda venta. El precio medio del consenso está instalado en 5,60 euros, lo que implica un potencial de más de un 35% desde la cotización actual. Desde el 1 de enero, las acciones de Santander se dejan un 9% en bolsa.
 
También han rebajado en Deutsche Bank la recomendación de BBVA, que sitúan en mantener desde comprar.
Por último, los analistas del banco alemán han optado por tomar la misma decisión con Popular, ya que empeoran su apuesta a mantener desde comprar.
 
Día ha sido protagonista para N+1, ya que han empeorado un 18% el precio objetivo de la cadena de supermercados de descuento hasta 5,20 euros por acción. Los analistas de la firma consideran que los márgenes de la compañía se van a ver presionados y que las dificultades sobre algunos mercados emergentes también tendrán su impacto en las cuentas de la empresa.

En lo que va de año, las acciones de la empresa se dejan casi un 10%. Con todo, siete de las once firmas que siguen el valor apuestan por comprar y el resto por vender sus acciones. El precio objetivo del consenso está instalado en 7 euros, lo que implicaría un potencial de un 40%.

Por último, los analistas de N+1 también se han fijado en la caída del precio del petróleo y los efectos que tendrá tanto en la petrolera Repsol, como en uno de sus principales accionistas, Sacyr.
Para Repsol los expertos han rebajado las estimaciones de precio objetivo un 18% hasta 9,46 euros por título. Dicen en la firma que la compañía está siendo muy lenta a la hora de adaptarse a este nuevo entorno de precios del petróleo.
En el caso de Sacyr, la consecuencia también ha sido un recorte del 16% del precio objetivo que han situado en 1,69 euros por título.

QUIZÁ LE INTERESE LEER: 
Lo que Sacyr y Caixabank se juegan en Repsol