El banco de inversión Morgan Stanley ha revisado este miércoles a la baja la valoración de tres de los seis bancos que cotizan en el Ibex 35, aunque les sigue dando un amplio potencial de subidas para los próximos doce meses. 

En el caso de Caixabank rebaja su precio objetivo desde los 4,9 euros a los 4,7 euros, esto es una rebaja del 4%. Estos precios suponen un recorrido al alza del 43,7% en el Ibex 35 desde sus precios actuales en los 3,31 euros por acción. Este miércoles el banco catalán se revaloriza un 1,16% y consigue una rentabilidad en 2019 del 4,6%. En los últimos doce meses las acciones de la entidad que preside Jordi Gual se han dejado un 16,8%. 

Morgan Stanley también ha revisado a la baja los precios de Banco Santander desde los 5,8 euros a los 5,7 euros por acción, lo que supone una reducción del 1,7%. El banco de inversión estadounidense le da un recorrido alcista a los títulos de la entidad 'roja' un 34,7% desde sus precios actuales. Santander se deja un 22,6% en los últimos doce meses en el Ibex 35 y se anotan un alza del 6,6% en 2019. 

 

Morgan Stanley revisa a la baja la valoración de Santander, Sabadell y Caixabank

 

En el caso del Sabadell, los expertos de Morgan Stanley rebajan su precio objetivo desde los 1,45 euros a los 1,25 euros por acción, con un potencial del 18,5%. En lo que va de año el banco catalán se revaloriza un 5,5%, aunque acumula retrocesos del 38,2% en los últimos doce meses.

Estas caídas dejan al Banco Sabadell con el ratio precio-beneficio (PER) más bajo de la banca española con 6,78 veces y 5,84 veces para el próximo año, según las previsiones del consenso de Bloomberg. Banco Santander tiene un PER de 8,13 veces y CaixaBank de 8,21 veces. 

A nivel técnico, los indicadores técnicos de Estrategias de Inversión muestran que los tres bancos están tocados con puntuaciones muy bajas que van del uno sobre diez de Sabadell al 0,5 de CaixaBank y Santander.

José Antonio González, analista de Estrategias de Inversión, explica que "la cotización de Banco Santander se gira al alza desde niveles clave que permite a la cotización comenzar a superar las primeras resistencias relevantes, apuntando a atacar su directriz decreciente primaria. Reacción insuficiente, pero necesaria, del banco español que requiere de una consolidación por encima de los 4,302 para comenzar a ganar atractivo".