Renta 4 inicia la cobertura de Aena con un precio objetivo de 145 euros por acción y la recomendación de infraponderar.

Según explica el analista de Renta 4 Ángel Pérez en un informe, la valoración tiene en cuenta que el tráfico aéreo no crecerá para siempre, y menos a estos niveles. 

Pese a que la firma ve un crecimiento del tráfico aéreo superior al que estima la regulación (2017e +8,6% R4e vs +5% DORA) considera que el potencial de mejora de Aena está limitado en el medio plazo.

A medida que las tensiones geopolíticas en el Mediterráneo se vayan solventando, el crecimiento del tráfico se moderará rápidamente, lo cual tendrá un impacto directo en las valoraciones de la compañía. Estas asunciones llevan a Renta 4 a mantener cierta cautela en el valor después de la subida de la cotización (+29% en 2017, +41% en 1 año).

Asimismo, resalta que la sólida generación de caja libre del grupo ha permitido reducir significativamente los niveles de apalancamiento (desde 5,6x DN/EBITDA a finales de 2014 hasta situarse en 3,6x en 2016).

Por este motivo, Renta 4 espera que se alcancen unos niveles de apalancamiento en media con los comparables (entre 2x y 2,5x) a finales de 2018.Además, no descarta ver un incremento de la remuneración de los accionistas, vía mayores dividendos, valorándose muy positivamente. Actualmente ofrece una RPD 2017e del 2,3%, en línea con la media del sector.

El hecho de que el principal accionista tenga que aprobar las posibles decisiones de inversión internacional ralentiza esta expansión provocando la pérdida de proyectos importantes  como ha sucedido (privatizaciones en Brasil y Cuba).

Renta 4 considera la expansión internacional como un modo adecuado de rentabilizar la elevada caja generada y buscar crecimiento inorgánico, y elevar la diversificación geográfica. Cree que se aprobará una estrategia global que permita llevar a cabo las inversiones internacionales, pero de cara al largo plazo.

Así, la firma apunta que Aena no ofrece potencial desde los niveles de cotización actuales por lo que recomenda vender, sabiendo que una mejora en la remuneración al accionista o una mayor inversión internacional podrían mejorar su recomendación.