La compañía informó sobre unas ganancias netas de 153,4 millones de euros durante el pasado año, lo que representa una subida del 2,5% en relación a los datos que obtuvo en 2015, tal y como informó el grupo a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
 
La cifra total de ingresos consolidados de la firma durante el año pasado, comprendido entre el 1 de diciembre de 2015 y el pasado 30 de noviembre, ascendió 746 millones de euros, lo que representa un incremento del 2%. Así, el resultado bruto de explotación (Ebitda) del grupo en el ejercicio fue de 227,8 millones de euros, un 2,7% inferior a los 234 millones de euros obtenidos en 2015.

El importe de los contratos recibidos de instalaciones en 2016, tanto de nuevas edificaciones como en edificios existentes, fue de 168,2 millones de euros, lo que representa un incremento del 36,6% sobre el mismo periodo de 2015.

La cartera de pedidos pendiente de ejecutar fue en 2016 de 109,9 millones de euros, lo que respecto del mismo periodo del año anterior supone un 19,7% más.

El importe de los contratos recibidos de instalaciones, tanto de nuevas edificaciones como en edificios existentes, fue de 168,2 millones de euros, lo que representó un incremento del 36,6 %, y supone además la consolidación de la tendencia creciente manifestada en los primeros tres trimestres.

La compañía señala además el crecimiento de doble dígito de los pedidos recibidos en nuevas instalaciones y rehabilitación en España, Portugal y Marruecos, así como el impacto positivo debido a la captación de nuevos pedidos en el sector naval, destacando las 176 unidades a instalar en cuatro cruceros.

En 2016, la cartera de mantenimiento supero las 285.000 unidades gracias a la entrada de mantenimiento de nuevos equipos y a la mejoría de la tasa de fidelización de clientes, mientras que las exportaciones alcanzaron los 169,9 millones, el 9,4 % más.

De hecho, la exportaciones representaron el 22,7 % de las ventas totales del grupo, que indica que las dificultades en algunos mercados como Medio Oriente y Turquía se compensaron con el crecimiento de África y el centro de Europa.