Zardoya Otis ha publicado sus cuentas del tercer trimestre fiscal. En este periodo la compañía ganó 108,7 millones de euros, una cifra en un 0,6% mejor a la del mismo periodo de un año antes.

 La cifra de EBITDA obtenida por Zardoya Otis hasta el tercer trimestre de 2016 ha sido 164,5 millones de euros, cifra inferior en un 1,9% a los 167,8 millones de euros obtenidos en 2015. Las ventas consolidadas ascendieron a 549,2 millones de euros, un 3% superior.
 
La cartera de pedidos pendiente de ejecutar es en 2016 de 132,2 millones de euros, lo que respecto del mismo periodo del año anterior representa un 36% de incremento.
 
 
Estas cuentas llegan en un momento clave para la acción, que intenta sostenerse por encima del soporte de los 8,17 euros. En este nivel se encuentra el primer retroceso de Fibonacci del movimiento de caída entre los máximos de 2015 hasta los mínimos de 2016. Actualmente cotiza con una sobreventa con el RSI en niveles de 36 puntos. Si experimenta un rebote en este nivel, sería clave que superar los 8,70 euros, donde encuentra el siguiente retroceso de Fibonacci (38,2%).

En cambio, si perfora el soporte de los 8,17 euros, tiene riesgo de caer a mínimos anuales, en 7,58 euros.


 
Los indicadores técnicos Premium muestran un valor en clara tendencia bajista, pues pierde en el año un 17% y desde los máximos que marcó en 2015 en los 11 euros, pierde un 25%. A favor tiene la volatilidad, que decrece en el medio plazo y el momento total rápido.