La bolsa norteamericana abrió la sesión con signo dispar, pero –en minutos- se tiñó de azul en su conjunto, en un día en el que se conoció que el IPC al otro lado del Atlántico creció un 1,1% en el mes de junio, cuando los analistas esperaban un incremento del 0,8%. Para Diego Escribano, director de asesoramiento financiero de Fortis Banca Privada la mala noticia de la inflación “ya estaba descontada parcialmente, después del discurso del presidente de la Fed, Bernanke hablando de que existe tendencia a estanflación –menor crecimiento e incremento a la inflación- y, hoy, lo hemos visto”, subraya el experto. Especifica Escribano que “la interanual ha mostrado más tendencia al 5 que al 4%” y, recuerda, que la subyacente (que no incluye los productos energéticos ni de alimentación) aumentó el mes pasado un 0,3%, su mayor avance desde enero –las previsiones apuntaban a un crecimiento del 0,2%-. Mal dato, por tanto, en una jornada en la que la sorpresa ha llegado por parte de Wells Fargó. En opinión de este analista “que, en estos momentos, una compañía del sector financiero como es ésta, no solo mantenga el dividendo, sino que también lo incremente y, que haya sacado un buen trimestre y un ratio de capital del 8,24% sorprende y de qué manera”. El experto indica que hay que tener en cuenta que en el actual entorno, los analistas continúan recortando estimaciones en el sector financiero.
Con respecto a sus apuestas, Fortis Banca Privada continúa sobreponderando el sector de la energía y, también el tecnológico. En las últimas horas, Intel ha publicado sus cuentas correspondientes al primer semestre –su beneficio creció un 4,46%- y, a juicio de Escribano “han sido buenos”. Son destacables también los que ha presentado Sun Microsystems que han estado muy por encima de lo esperado. En lo que respecta al sector farmacéutico, “buenos” resultados también los que ha presentado Abbott -por encima del consenso- reafirmando crecimientos de doble dígito. Escribano resume que la parte micro “buena” y, en la parte macro, “todo bueno menos la inflación”, señala. Recuerda, además, que se ha conocido un dato de producción industrial mejor de lo previsto en junio -subió un 0,5%, cuando se esperaba que se incrementara un 0,1-. Por otra parte, la industria estadounidense operó al 79,9% de su capacidad en el mes de abril, frente al 79,3% que esperaban los economistas. Y el experto subraya que por encima de 80 “lo que muestra es crecimiento de empleo e inflación”. El experto concluye que el crudo está cediendo posiciones –hoy, en los 136 dólares el barril West Texas- e indica que lo deseable sería que alcanzara “un primer soporte en niveles de 132 dólares y uego, los siguientes en 120 y, 110”. En su opinión, “sería importantísimo verlos ahí, ya que nos aliviaría en este entorno y, daría soportes a los mercados para esperar la recuperación”. No obstante, -concluye- “si de estos recortes fuertes se deriva que empieza a avivarse un sentimiento de recesión globalizada, no sería positivo, haría más daño que beneficio”.